Cerrar

Ir

VIDEO: «Extraño a mis compañeritos» Ser niño en una pandemia

Tipo de Nota: 
Transmedia

VIDEO: «Extraño a mis compañeritos» Ser niño en una pandemia

Read time: 3 mins

Redes-lateral

Desde sus casas y a través de distintas plataformas, niñas, niños y adolescentes nos cuentan cómo han vivido la pandemia, cómo ha impactado en su educación, y cómo se ven en el futuro.

En Plaza Pública hemos contado las historias de los más afectados durante la pandemia. Sin embargo, nos hemos detenido poco a escuchar las voces de quienes, a veces sin terminar de entenderlo completamente, de un día a otro tuvieron que dejar las escuelas y colegios, a sus amigos y maestros: Los niños y niñas.

[relacionadapzp1]

Aunque es probable que la carga más pesada de la pandemia esté en los padres y madres de familia (convertidos ahora además en maestros), hemos tenido poco tiempo para poner en palabras las experiencias de los niños y niñas del país.

Entrevistamos a ocho estudiantes de escuelas y colegios privados, entre 6 y 17 años, de distintos departamentos y por distintas vías. Algunos conectados desde la computadora y wifi de casa, otros con el celular y el internet de una recarga de tiempo de aire. Sus contextos pueden ser muy diferentes, pero coinciden en algo: extrañan aprender en un espacio real y no solo a través de una pantalla. Estas son sus voces.

Según el censo de 2018, el 44% de la población en Guatemala tiene menos de 18 años, casi la mitad de sus habitantes. Sólo ese dato debería ser suficiente para que los adultos que dirigen este país, estén convencidos de que muchos esfuerzos en política pública deberían dirigirse a ellos, a crear las condiciones y oportunidades que le den capacidades para enfrentar con dignidad el futuro.

Pero el Estado, o la generación de quienes hoy toman las decisiones, les están fallando. Según datos de Unesco, 5 de cada 10 niños van a preprimaria, 8 de 10 a primaria, 4 de 10 a básicos y sólo 2 de cada 10 recibe estudios de diversificado. En promedio, el guatemalteco sólo estudia 6 años, según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

[relacionadapzp2]

En 2020 a este contexto se sumó la interrupción a las clases presenciales causada por el COVID19. En Guatemala solo el 17% de los hogares tiene acceso a internet, por lo que el mejor sustituto al aula, la interacción vía plataformas, quedo reducida a muy pocos.

La mayoría de las estudiantes tuvo que adaptarse a las guías educativas que entregó el Ministerio de Educación, junto a la refacción escolar, e ingeniárselas para recibir retroalimentación. Según Lucía Verdugo, Oficial de la UNESCO, el WhatsApp se volvió uno de los principales medios para suplir la comunicación en medio de la pandemia.

De hecho, este fue el medio usado por Allan (12) de San Juan Ostuncalco, Quetzaltenango, y Saraí (14), del asentamiento del Naranjo, para enviarnos sus videos.

En tanto, las autoridades ministeriales dan, a cuentagotas, las instrucciones y disposiciones sobre la promoción escolar 2020, y las del año 2021. Muchos niños no saben si van a ganar el año, y en particular a quienes cambian de ciclo, les preocupa enfrentar el nuevo reto sin las herramientas necesarias para solventarlo. 

¿Cómo será la educación en 2021? Hasta el momento el Ministerio de Educación no tiene claro el panorama, los maestros no saben si encontrarán en las autoridades una escalera para seguir avanzando o una pared. Allan tampoco lo tiene claro, solo tiene un deseo: «Espero y quiero que el COVID desaparezca porque quiero volver a estar con mis compañeros y la escuela».

 

Autor
Texto

 

 

 

 

Ver Comentarios

 

 

 

 

Autor
a
Texto
ua