Cerrar

Ir

No solo Edin Barrientos. También sus familiares sacaron partido de Banrural con esquema anómalo, presuntamente

Tipo de Nota: 
Información

No solo Edin Barrientos. También sus familiares sacaron partido de Banrural con esquema anómalo, presuntamente

Historia completa Temas clave

El esquema usado por Asodefir para comprar acciones, que Plaza Pública describió en otros reportajes, también permitió que familia y allegados de Edín Barrientos, cofundador de Asodefir, adquirieran participaciones. La adquisición de títulos es una actividad común, pero varias operaciones se pagaron con fondos que provenían del mismo banco. El MP investiga si estos movimientos violaron, entre otras, la Ley de Bancos, como sugiere un informe de auditoría de Banrural.

Redes-lateral

Excandidato a la vicepresidencia con Efraín Ríos Montt, exministro de Agricultura durante el gobierno del FRG, consultor internacional y hoy acusado por lavado de activos tras facilitar la compra del diario Siglo XXI a favor de la exvicepresidenta Roxana Baldetti, actividad con la que presuntamente buscaba blanquear su capital, Edin Barrientos está en el centro de esta historia.

 [relacionadapzp1]

Para entender cómo actuó hay que tener en mente que Banrural divide sus acciones en cinco series según el tipo de cliente que las puede adquirir. Las tipo «A» para el gobierno, las «B» para cooperativas, «C» para organizaciones mayas, garífunas y xincas, «D» para organizaciones no lucrativas, «E» para asociaciones, federaciones, pequeños y medianos empresarios, y «F» para el público en general.

Un reportaje anterior mostró cómo Barrientos se convirtió en dueño de 5.1 millones de quetzales en acciones en la serie «E», y 2.2 millones en la «F», y cómo esos títulos le dan peso para elegir al representante de cada serie en el consejo directivo del banco.

Un informe de auditoría en poder de Plaza Pública, muestra, además, la forma en que cuatro empresas vinculadas a él y tres familiares se convirtieron en accionistas.

Banrural declinó hacer comentarios sobre el asunto porque las leyes de Bancos y contra el lavado de dinero se lo prohíben, pero asegura que «es el segundo banco más grande del país y el tercero de Centroamérica, con indicadores robustos de liquidez, solvencia y rentabilidad». Banrural cuenta con una de las mejores calificaciones a nivel nacional (FITCH Ratings: AA -GTM-) y en 2020 reportó una adecuación de capital de 19.74%, lo que supera la normativa de solvencia para las instituciones bancarias, casi el doble de lo que la ley requiere (10%).

Después de las primeras revelaciones de Plaza Pública, en una asamblea reciente del banco las autoridades reconocieron la veracidad y el calidad de oficial de los documentos que aquí citamos.

 [relacionadapzp2]

Los Barrientos

Un reportaje anterior muestra la forma anómala en que Barrientos adquirió acciones por 7.3 millones de quetzales en las series E y F, con aportes propios y con fondos provenientes de sobregiros a favor de Asodefir.

Las acciones adquiridas a título personal por miembros de la familia Barrientos tienen un origen similar a las de Edin: aportes directos, dividendos reinvertidos y sobregiros de Banrural. De estos, las únicas que pueden ser cuestionadas legalmente son las que compraron con dinero que salió del mismo banco.

Edín Antonio Barrientos Reyes, hijo de Barrientos, es propietario de 117,900 quetzales en acciones. El informe muestra que compró el equivalente a 100 mil quetzales a otro accionista, aunque no hay evidencia de cómo las pagó. El resto las compró con los dividendos generados en 2009 y otro monto cuyo origen no pudieron rastrear.

Mayra Iliana de María Barrientos, hermana de Barrientos, posee títulos por 1.9 millones en la serie «E». La forma en que las adquirió muestra anomalías.

La primera adquisición fue en 2001 (valoradas en 5,000 quetzales) y el reporte no pudo determinar el origen de los fondos. En 2006, compró por 500,000 quetzales en títulos. El dinero provino de los dividendos que ganó Asodefir en 2005 (ella no es parte de la asociación) y de un aporte de Edin Barrientos. Ambos depositaron 143,303.57 y 400 mil quetzales respectivamente a otra institución: Promotora del Desarrollo Rural, entidad de la cual el banco no detalla más información que el nombre. En julio de 2006 esta última giró el cheque para comprar las acciones que quedarían a favor de la hermana de Barrientos.

[embedpzp1]

Cuando Edin Barrientos giró el cheque, tenía vigente un sobregiro por 300,000 quetzales, razón por la cual los autores del informe sospechan que los fondos pudieron provenir del mismo banco. Es decir, posiblemente encajan en la prohibición que establece la Ley de Bancos y tiene origen ilegal.

En 2010 la hermana de Barrientos compró más acciones por 50,000. El dinero provino asimismo de la Promotora de Desarrollo Rural.

En cuanto a la serie «F», también adquirió títulos la hija de Barrientos, Elena Barrientos Reyes. Posee acciones por 644,800 quetzales. El informe de auditoría sostiene que ella compró acciones por 500,000 quetzales directamente a su padre, y que los fondos que provinieron de un cheque girado desde la cuenta a nombre de Impresos Bethel, sociedad representada por Edin y Elena Barrientos.

A su vez, Impresos Bethel recibió dos meses antes un cheque por 1.2 millones de la Federación de Cooperativas de las Verapaces (Fedecovera), dirigida por un cofundador de Asodefir, Leonardo Delgado Méndez y en repetidas ocasiones parte del Consejo de Administración que toma las decisiones en Banrural. El informe sugiere la posibilidad de que el dinero aportado por Fedecovera provenga de un sobregiro de 2.5 millones de quetzales emitido por Banrural.

Ante la consulta de Plaza Pública, Delgado Méndez aseguró que como representante de Fedecovera le resulta «imposible» responder o dar una postura institucional sobre los documentos y el supuesto informe de auditoría de Banrural porque «son documentos que no han sido hechos ni puestos en conocimiento» de Fedecovera ni de él «de manera oficial».

En cuanto a la familia Barrientos, Plaza Pública visitó la dirección registrada por Digitronics e Impresos Bethel (que es la misma). Aunque personal de servicio recibió al reportero, ni Mayra Elena ni Edin Barrietos respondieron al contacto dejado.

 [relacionadapzp3]

También hubo empresas beneficiadas

Cuatro sociedades anónimas vinculadas a Barrientos adquirieron títulos en la serie destinada a asociaciones y microempresarios.

Según la auditoría, Valores y Proyectos S.A. compró 2.7 millones de quetzales en acciones. El único firmante de esa cuenta era Barrientos, según Banrural.

Digitronics S.A. e Impresos Bethel S.A. adquirieron títulos por 17,100 quetzales cada una. Según Guatecompras, Elena Barrientos, hija de Edín, representa a la primera. La segunda la representan ambos.

Según cheques a los que tuvo acceso Plaza Pública, Impresos Bethel recibió un total de 1.2 millones provenientes de la cuenta principal de Asodefir.

Maderas Seal S.A., por otro lado, compró acciones por la misma cantidad: 17,100 quetzales. A diferencia de las anteriores, ligadas directamente a la familia, esta tiene dos representantes. Ana Cristina López Kestler, exdiputada del FRG y condenada junto a un nieto de Ríos Montt por agresión verbal contra Rigoberta Menchú, y Rosa Edith Revolorio, testigo de la asamblea del partido Valor, que postuló a la presidencia a Zury Ríos. Los títulos de esta empresa los compraron con dinero que provino de una cuenta a nombre de Barrientos, según el informe de auditoría.

Plaza Pública buscó a ambas representantes, Revolorio aseguró que desde hace años no tiene relación con esta empresa; mientras tanto López Kestler no respondió al contacto dejado en su residencia.

Que las empresas compraran acciones no constituye un problema legal por sí mismo. Los reparos del banco se derivan de su vínculo con Barrientos y el origen de los fondos.

Por ejemplo, los 5.1 millones de quetzales en acciones que posee Barrientos en la serie «E» las compró con aportes propios, reinversión de dividendos y sobregiros emitidos por el mismo banco. Es decir, Barrientos utilizó capital de Banrural para comprar títulos, que luego le generaron dividendos y pudo utilizar para comprar más participaciones. La Ley de Bancos prohíbe expresamente adquirir títulos con préstamos de instituciones bancarias. El Ministerio Público confirmó a Plaza Pública que investiga si esas transacciones del  cofundador de Asodefir están contaminadas.

Actualmente el MP continúa con las investigaciones en torno a este caso. Buscará determinar si el informe contiene suficiente información para llevar a lo penal estas acusaciones.

Autor
Edición
Diseño
Infografía

 

 

 

 

Ver Comentarios

 

 

 

 

Autor
a
Diseño
Infografía
u
Edición
a