Cerrar

Ir

Confesiones de una madre en cautiverio

No hay horas muertas llenas de carro, de distracciones. De pronto nos regalaron un día más largo para meterle las cosas que siempre quisimos hacer.
Tipo de Nota: 
Opinión

Confesiones de una madre en cautiverio

26 de Abril de 2020

Redes-lateral

Me hace falta manejar sin gente en el carro, con el tráfico como un fondo para mis pensamientos, que o flotan o dirijo a una historia; con mi música, que suena sin competencia ni gustos distintos.

Añoro poder hacer las compras de la semana sin angustia, la única premura la mía personal y sin más preocupaciones que escoger la comida que toca. Recuerdo los silencios de la piscina como a un amante lejano, el ir y venir sin llegar a ninguna parte, que me permitía flotar, dejar el peso de mi cuerpo y de mi vida a la orilla y tener que concentrarme en respirar con ritmo. Era allí donde escribía. Sin eso, hasta esta columna me cuesta. Ayer eché de menos las carreras de madrugada, poner a los ...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión

 

 

 

 

Ver Comentarios

 

 

 

 

Autor
a
a