Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
El síndrome del adivino y la maldición de las consecuencias no previstas
Ir

El síndrome del adivino y la maldición de las consecuencias no previstas

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
2 12 18

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Hay dos formas de ver el mundo (hay muchas, obvio, pero para efectos inmediatos menciono estas): 1) creer que todo se puede regular para obtener un resultado esperado y 2) creer que nada se puede regular y que solo se puede lidiar con las consecuencias.

Entre los primeros están los que creen en cábalas ultrasecretas de hombres poderosos que se reúnen a determinar el destino de la humanidad desatando guerras, imponiendo precios y poniendo y quitando gobernantes. En fin, jugando con el mundo como con un tablero de Risk. Digamos que ese es el extremo más absurdo de los que consideran que todo puede ser diseñado. La versión más diluida de esta visión la vivimos en conjuntos de leyes que determinan cosas como penas por consumo de drogas creyendo ...

Ninguna legislación que pretende proteger un bien puede evitar las consecuencias negativas de imponerse.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a