Cerrar

Ir

Para los amigos, todo

El poder que otorga la ocupación de un cargo de autoridad es esa herramienta que sirve para favorecer a las amistades y castigar las disidencias: la lógica política de la construcción de un Estado dictatorial con disfraz de democracia.
Tipo de Nota: 
Opinión

Para los amigos, todo

22 de Abril de 2021

Redes-lateral

La toma del Estado guatemalteco es visible casi a simple vista con la actuación concertada de los poderes que lo conforman. La obligada independencia, normada desde la Carta Magna, está anulada actualmente en virtud del funcionamiento corporativizado del Ejecutivo, del Legislativo, del Judicial, del Ministerio Público (MP) y pronto también de la Corte de Constitucionalidad (CC).

Una característica de ese funcionamiento, que en esencia conlleva el abuso del poder, es el uso de este para la protección de los círculos cercanos y leales por razones de interés político, personal, familiar o económico. Así, mientras la ley y las funciones que esta designa se emplean para ofrecer prebendas o impunidad a los aliados, también se enarbola para castigar las disidencias.

En el Organismo Ejecutivo, el mandatario Alejandro Giammattei se ha valido de su investidura para sost...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión

 

 

 

 

Ver Comentarios

 

 

 

 

Autor
a
a