Cerrar

Ir

Viaje al centro de la Tierra

No, del dolor no se aprende. No se regresa de la muerte eufórico y sabio, sino irritable y repulsivo.
Tipo de Nota: 
Opinión

Viaje al centro de la Tierra

19 de Noviembre de 2021

Redes-lateral

Foto del archivo personal del columnista.

Estaba en esa cama dura e incómoda, atado a un pedazo de tripa de plástico por donde pasaban gota a gota líquidos mezclados con otras cosas que no entendía. Llegaban fantasmas vestidos de blanco a manipularme, medirme y anotar. Un entresueño incómodo y febril.

Aislado y ansioso, no pensaba en la muerte, pero allí estaba a mi lado. Se sentaba a verme. Me apretaba e inflaba mis órganos. Para ella, yo era uno más. Yo era su asignación, su comisión laboral, el pedazo de carne, huesos, química y física que no conectaba bien.

Día a día esperaba la mañana o la tarde o la madrugada. Cuántas horas pasarían entre fiebre y fiebre. Me metieron en cápsulas donde partículas chocaban contra mi páncreas y lo diseccionaban en cortes e imágenes incomprensible...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a