Cerrar

Ir

Treinta años después

El rostro no es otro que el de Helen Mack, cuya persistencia llevó al cambio trascendental del modelo inquisitivo al acusatorio, así como a la separación de ámbitos entre la PGN y el MP.
Tipo de Nota: 
Opinión

Treinta años después

10 de Septiembre de 2020

Redes-lateral

Han transcurrido tres décadas desde la noche en la cual Noé de Jesús Beteta Álvarez asesinó a la antropóloga Myrna Elizabeth Mack Chang por órdenes del Estado Mayor Presidencial (EMP). Desde los primeros momentos, durante el procesamiento del cuerpo de Myrna, la maquinaria de impunidad, sólida y estructural en 1990, se aseguró de no dejar huella.

El entonces director de la Policía Nacional, Julio Caballeros Seigné, por ejemplo, indicó que no se había podido procesar debidamente la escena porque esa noche había llovido. Tal y como consta en los documentos del juicio contra Beteta, un informe del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh) desmiente dicha afirmación. Es ese uno de los tantos textos que forman parte de los más de tres mil folios de que consta el expediente, tramitado con base en ...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión

 

 

 

 

Ver Comentarios

 

 

 

 

Autor
a
a