Cerrar

Ir

La fuga de Quique Torres

Su faceta de académico es desconocida. Estudió mucho sin duda para defender mejor a los obreros a los que fue leal.
Tipo de Nota: 
Opinión

La fuga de Quique Torres

11 de Febrero de 2012
Tiempo aproximado de lectura: 1 min

Redes-lateral

La noticia de la fuga de Enrique llegó con el incomprensible comentario chapín: ¡pobre Quique, se murió! Esa es una expresión de miedo a la muerte que no comparto. Pobres los que nos quedamos con vida, experimentando el dolor por el amigo que se fue.

A Torres Lezama se le puede calificar con varios adjetivos. Fue también un intelectual.   Fue mi amigo desde que fui su tutor en la tesis de su Maestría, en Flacso-Chile.  Continué siéndolo cuando se exiló en Costa Rica. Como amigo, nos encontramos  en Austin, Texas, cuando cursaba estudios de doctorado.  Su faceta de académico es desconocida.  Estudió mucho sin duda para defender mejor a los obreros a los que fue leal.  Para mí, fue siempre el ami...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a