Cerrar

Ir
49 guatemaltecos retornados procedentes de Misa, Arizona, acaban de aterrizar a suelo guatemalteco, el 11 de junio. Migración

COVID19 El mazo, pesado, y el baile, interrumpido, contra los migrantes

Tipo de Nota: 
Información

COVID19 El mazo, pesado, y el baile, interrumpido, contra los migrantes

Historia completa Temas clave

La pandemia golpea desmedidamente a los migrantes en América Latina. Tres investigadores de la Universidad de Costa Rica examinan las primeras reacciones de los gobiernos y las sociedades y calculan qué puede venir.

Redes-lateral

En 2019, 272 millones de personas, un 3,5% de la población mundial, se movilizaron de un país a otro[1]. Para el 2020, se proyectaba que este número fuera mayor pero la pandemia del COVID19 se cruzó en el camino. En una crisis sin antecedentes en un mundo muy globalizado e interconectado, persiguiendo la salud mundial se cerraron fronteras, se cancelaron vuelos[2] y embarcaciones y casi todos los países del mundo tomaron medidas para limitar la movilidad de las personas.

El objetivo era aplanar la curva de infecciones del virus y aliviar los sistemas de salud, aplicando primero lo que llaman el mazo, para luego empezar un baile: aliviar estas medidas gradualmente, y volver a imponerlas cuando el virus recobra fuerza.

Pero este mazo golpea de manera desproporcionada a muchas personas migrantes, y el baile que sigue le suma obstáculos a los que ya padecían. Es necesario un abordaje que diferencie cómo viven y cómo afecta esta crisis sanitaria a distintos grupos. El desafío es enorme, reconociendo la diversidad de los flujos, las dinámicas y las experiencias migratorias en América Latina y el mundo.

Las personas migrantes son más vulnerables, no solo para contagiarse con el coronavirus y enfermarse seriamente sin acceso a los servicios de salud adecuados para el tratamiento necesario, sino que también son más vulnerables ante las implicaciones económicas de las medidas de cierre. La crisis actual inspira y seguirá inspirando voces de nacionalismo y chovinismo (de bienestar) y sobre todo a mediano plazo, los Estados estarán tentados a implementar políticas migratorias restrictivas y de integración más exclusivas. Estas dos cosas, la mayor vulnerabilidad de la población migrante y las reacciones estatales, tendrán un alto costo económico prolongado para muchos países, tanto expulsores como receptores de migrantes.

Los Estados seguirán reaccionando con políticas migratorias restrictivas, políticas sociales y de empleo excluyentes para migrantes. Las restricciones a la movilidad van a tener impactos graves para muchas economías, mientras que los efectos económicos de estas medidas inducirán nuevas y más intensas migraciones a corto y mediano plazo.

[relacionadapzp1]

¿Sucederá lo que imaginamos? Nadie lo sabe con certeza, no existen muchos datos confiables todavía. Pero la literatura disponible y las noticias de diferentes partes del mundo, de América Latina en particular, apuntan en esa dirección.  

Vulnerables por partida doble

El COVID19 transformó nuestras vidas individuales y nuestras conductas sociales[3] y esos cambios nos apuntan a factores estructurales de desigualdad[4]. Sabemos que las poblaciones migrantes, especialmente en el Sur global[5], tienden a enfrentar situaciones de gran vulnerabilidad[6]. Algunos debates nos pueden ayudar a comprender mejor qué les espera, y se encuentran en la literatura sobre cómo se insertan las personas migrantes en mercados estratificados altamente informales, sobre el limitado reconocimiento de sus derechos (sociales), y sobre su acceso limitado a la protección social formal, en particular las dificultades que enfrentan en el acceso a los servicios de salud.

Primero, las personas migrantes están entre los sectores más vulnerables ante el contagio con el coronavirus, porque están sobrerrepresentadas en la población que no puede inmovilizarse. Las medidas indicadas por los gobiernos y las recomendaciones de quedarse en casa y adquirir productos de limpieza e higiene no corresponden a la capacidad de muchas personas en las sociedades latinoamericanas. Para no moverse es necesario un ingreso mínimo mensual que asegure los productos de subsistencia, y la mayoría de las personas inmigrantes en todas las Américas carece de él[7]. La inmovilidad es un privilegio de clase[8].

[relacionadapzp2]

Quienes migran en y desde América Latina suelen insertarse en mercados laborales informales. En contraste con las actividades formales, estas relaciones carecen de todo tipo de regulación, y, por ende, protección. Así, buena parte de las personas migrantes[9]  carecen de un contrato laboral formal[10] y por lo tanto de acceso la seguridad social[11]. Normalmente establecen relaciones laborales no fiscalizables según normas sobre derechos laborales[12]. En la mayoría de los casos, desempeñan trabajos no calificados y mal remunerados en el sector del servicio doméstico, la agricultura, la construcción y el comercio informal[13][14]. Y son labores presenciales, que exigen traslado diario e impiden teletrabajar.

A pesar de la amenaza del COVID19, quienes migran no pueden quedarse en casa. Dependen del desplazamiento diario a sus trabajos y a centros de venta de comida más barata. Además, al estar sin protección laboral, son las primeras personas en perder sus trabajos. Por ejemplo, muchas empleadas domésticas migrantes[15] ven cómo las casas a las que iban a trabajar, ahora les cierran puertas por miedo a un potencial contagio y les suspenden así su ingreso mensual[16].

En construcción[17], las obras se han visto comprometidas debido a medidas de cuarentena, las propias medidas de restricción a la movilidad y medidas como la suspensión temporal de permisos de construcción[18].

En agricultura, si bien políticamente anunciaron que garantizarán y apoyaán  la producción, al estar entre la fuerza laboral menos protegida, los migrantes corren riesgos de ser despedidos si se percibe una disminución de potenciales ganancias ante la crisis[19][20].

[relacionadapzp3]

También se han visto afectados otros trabajos informales que dependen directamente de la interacción en las calles. Por ejemplo, las ventas ambulantes en las principales ciudades, dada la merma de los transeúntes[21].

En fin, esta crisis ha repercutido sobre las personas migrantes ligadas a estos empleos y sus ingresos a partir de ello, lo cual las hace más vulnerables ante sus repercusiones.

Segundo, también sabemos que para los migrantes existen siempre barreras que los alejan de los servicios de salud y de otros beneficios estatales, y en algunos casos implican una exclusión total[22]. Estas barreras según Fischer[23] pueden ser exclusiones en la Ley para personas sin documentación; pueden ser reglas que ponen las instituciones que proveen los servicios al solicitar cierta documentación adicional; pueden ser los altos costos relacionados a tener un estado migratorio regular y el acceso a los servicios; pueden tener que ver con la integración de quienes migran en los mercados laborales informales; pueden derivarse de la discriminación de parte de los proveedores, o porque las personas migrantes no buscan estos servicios[24].

En Latinoamérica los mercados laborales tienen una capacidad limitada de absorber la fuerza laboral en trabajos formales de calidad[25], y los sistemas de protección social formal no garantizan una cobertura universal para la población nacional. Así, la presencia de migrantes es considerada amenazante, y su derecho a los servicios sociales, en particular de salud, no constituye una prioridad política. De esta forma, en varios países, el acceso a servicios públicos, incluido el de salud, es más limitado para migrantes[26].

Una de las muestras más evidentes de su extrema vulnerabilidad se ha presentado en Nueva York[27], donde cifras iniciales señalan que, a inicios de abril, de cada cuatro personas fallecidas por el virus, al menos una fue de origen hispanoparlante –y posiblemente de familias migrantes– representando un 34% de las muertes contabilizadas a ese momento.[28]

[relacionadapzp4]

Todo esto convierte a la protección social informal, como el envío de remesas o medicinas, en parte importante de las estrategias de bienestar de personas inmigrantes[29][30]. Sobre todo en entornos de capacidad institucional más débil[31] y con regímenes sociales menos incluyentes[32] y más estratificados[33], las personas migrantes construyen redes de apoyo informales (familiares, amistades)[34][35]. Algunas de estas formas son transnacionales según señalan autores como Faist[36], Bilicen[37] o Levitt[38]. Pero por más informales que sean, dependen de que las fronteras estén abiertas. Entonces, también se ven afectadas directamente por las medidas de cierre ante el coronavirus.

Finalmente, muchos de los apoyos gubernamentales creados para compensar en parte los efectos de la cuarentena, reproducen las barreras que ya existían para la población migrante. En Costa Rica, por ejemplo, dieron la directriz de que cualquier persona, asegurada o no, regular o no, puede ir a un centro de salud exclusivamente si presenta síntomas de COVID19[39]. Esta apertura en materia de acceso a la salud no se ve refrendada en la parte económica. Solo obtienen ayuda monetaria aquellos nacionales o migrantes documentados que perdieron sus empleos o vieron reducidas sus jornadas e ingresos durante la crisis. Queda excluida así a una parte importante de población migrante informal o indocumentada[40].

Y los Estados ¿qué hacen?

El reconocimiento de los derechos de personas migrantes es un tema espinoso. La pertenencia a un Estado nación no es homogénea, y las diversas membresías se relacionan con distintas dinámicas de inclusión social[41]. Ante la crisis del COVID19, es muy probable que los Estados se hagan más excluyentes de las poblaciones migrantes, con mayores niveles de estratificación cívica de membresías parciales e inferiores[42].

Una manifestación extrema de dicha estratificación ciudadana es la exclusión de inmigrantes con estado migratorio irregular. Su clasificación como “ilegales” implica que viven y trabajan en el país sin tener acceso a muchos de los derechos vinculados con la ciudadanía[43]. Su presencia en los países genera una fuerte controversia política[44], por la a menudo supuesta competencia con la población nacional por puestos de trabajo y servicios sociales[45].

[relacionadapzp5]

Desde los debates en la literatura sobre en qué condiciones los Estados tienden a ser más inclusivos o excluyentes con la migración, también varias lecciones ayudan a poner en perspectiva las reacciones estatales inmediatas y del futuro cercano en materia de política migratoria, social y económica. Si antes de la crisis del COVID19 la incorporación social y económica de las poblaciones migrantes era uno de los mayores desafíos que enfrentan los Estados modernos, en el mediano plazo posiblemente lo sea aún más. La controversia de esta incorporación se vuelve especialmente tangible en los mercados laborales y en las políticas de bienestar. Propuestas como la surgida en Portugal de regularizar a toda persona inmigrante quien hubiese solicitado permiso de residencia[46] son iniciativas más inclusivas que, lastimosamente, no parecen caracterizar la norma. Sobre todo, en el mediano plazo, cuando la primera tormenta de esta crisis vuelva a calmarse, esperamos que la discusión sobre si las personas extranjeras deben acceder a servicios de salud en igualdad de condiciones con nacionales, se torne un tema sumamente conflictivo.

Desde hace décadas nos preguntamos si los Estados son incluyentes o excluyentes con los inmigrantes. La migración, como expresión extrema de la globalización, desafía por naturaleza los fundamentos del Estado. Hay quien espera que la globalización económica, que conlleva el aumento del capital y la movilidad financiera y laboral, disminuya el poder y la importancia del Estado nación. Así, los marcos normativos internacionales de derechos humanos y la migración amenazan la soberanía del Estado nación; algo que devalúa la nacionalidad[47][48]. Sin embargo, estos argumentos pasan por alto la agudeza de las intervenciones del Estado. Cuando se trata del control migratorio, entendido este como el grado de apertura que tiene el Estado hacia la inmigración y el conjunto de mecanismos con que cuenta para (intentar) impedir y limitar los flujos de migración[49], los Estados tienden a enfrentar o evadir las restricciones de las normativas internacionales[50]. En el contexto de un retroceso más generalizado del poder del Estado, aún es posible que impongan sus propias medidas para controlar la migración o que implementen mecanismos de exclusión.

Además del control de fronteras, la concesión de derechos sociales ha sido uno de los principales mecanismos de los Estados para asegurar la lealtad de sus poblaciones[51]. En ese sentido, las políticas sociales articulan mecanismos de integración y de segregación; de esa manera, resultan de suma importancia para las poblaciones migrantes.

[relacionadapzp6]

Es justo esta lealtad que está sobre la mesa en las discusiones politizadas sobre la migración. Independientemente de la variación en los regímenes de política social y el tipo de servicios disponibles, Voorend y Rivers-Moore[52] argumentan que la política social juega un papel clave en esta politización de la migración. Si antes de la crisis del COVID19 la migración fue un tema muy politizado[53], ahora, con presión extra en los mercados laborales y los recursos del Estado, es de esperar que la controversia sea más intensa.

Sabemos que, en situaciones de mayor desempleo y de Estados con dificultades para proveer servicios sociales entre sus poblaciones, surgen voces de chovinismo. Toma más fuerza la idea de que  los migrantes desplazan a la fuerza laboral nacional[54], y que no solo usan los servicios de salud de manera desproporcionada e ilegítima[55][56], sino que el declive de los servicios sociales se vincula con la presencia de migrantes[57]. Y esto refuerza la xenofobia, y podría activar reivindicaciones de la soberanía estatal frente a procesos de integración regional y globalización.

Las primeras reacciones estatales no son alentadoras. En Costa Rica, una de las medidas anunciadas fue que a cualquier persona migrante que sale del país, se le quita la residencia temporal o permanente que ostenta[58]. Este tipo de medidas son discriminatorias ya que castiga el no respeto a las restricciones de manera diferenciada para migrantes y nacionales. Para un costarricense, salir del país no tiene implicaciones para los derechos sociales y cívicos. Para un migrante, sí. Una medida más equitativa hubiera sido una multa universal para cualquier persona que incumpla las restricciones.

En Estados Unidos, a inicios de abril, se había eliminado toda interacción personal en el aparato institucional, pero las cortes siguieron funcionando para deportar migrantes[59]. Además, con el decreto que firmó el presidente Trump el 22 de abril para suspender temporalmente toda inmigración a los EE.UU.[60], cumple su deseo largamente acariciado de implementar sus políticas de mano dura, y sus promesas electorales de «America First»[61]. Esta medida es la culminación de una serie de restricciones (como el cierre de las fronteras o las restricciones adicionales a las residencias), que él estima necesarias en su intento de detener la inmigración para proteger el empleo y defender al país contra el «enemigo invisible»: la pandemia del coronavirus.

[relacionadapzp7]

De igual manera, en Chipre, Italia y otros países europeos intensificaron los controles para prohibir la entrada incluso a personas que solicitan asilo por motivos sociopolíticos o que sean refugiadas rescatadas, ante el riesgo de que porten el virus[62]. Si bien, en teoría la decisión fue intensificar controles sanitarios, en la práctica reportaron casos de personas rechazadas en su intento de ingresar. También pasó en Turquía y Grecia, que para febrero de este mismo año había firmado un convenio para permitir el flujo libre de migrantes hacia Europa, y que ante el coronavirus retrocedió rápidamente [63]. Así, las políticas migratorias restrictivas se intensificaron y se reforzaron con la coyuntura de la crisis sanitaria actual.

Paralelamente, organismos no gubernamentales locales (ONGs) y agencias internacionales que abogan por los derechos de las personas migrantes y refugiadas, como la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) o la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), empezaron a advertir que, debido a la crisis, la continuidad de muchos de sus programas se puede ver comprometida[64]. La crisis COVID19 pone en peligro su financiamiento y sus labores se ven dificultadas por las medidas restrictivas de los gobiernos[65].    

¿Qué queda de la economía si le quitamos los migrantes?

El nexo entre la crisis Covid-19 y la migración va a tener efectos considerables sobre las economías de muchos países. Primero, porque personas migrantes hacen un aporte directo al PIB de los países receptores, con su fuerza laboral, y al PIB de los países de origen, a través de las remesas. Y ambos se ven afectados. Segundo, porque se espera que esta crisis reconfigure e intensifique los flujos migratorios en el continente.  

Sabemos de la inserción de migrantes en mercados laborales duales, de baja calificación y menor remuneración, pero también sabemos, más que nunca, de la interconectividad de las cadenas de producción y distribución nacionales e internacionales. Bajo una perspectiva macro, la migración debe ser considerada un factor estructural de esta interconectividad, una condición necesaria y parte integral de la lógica inherente del sistema económico.

[relacionadapzp8]

Lastimosamente, la literatura académica ha prestado menos atención a la importancia de los migrantes en constituir las cadenas de producción y distribución globalizadas. Por lo tanto, no sabemos con exactitud cuánto pesa la migración en sostener las economías en su diseño actual. Las personas migrantes forman parte de la integración del mercado global. El sector productivo las contrata como forma de bajar los costos de producción, mientras las personas migrantes buscan sustento económico y pasan a formar parte de una red de trabajo no calificado[66].

Lo que sabemos con certeza es que la migración es importante para la economía. La CEPAL[67] estimó que el aporte de personas migrantes al Producto Interno Bruto (PIB) en América Latina, constituyó un 9,4% en el 2019. En un país como Costa Rica, donde la población migrante representa 9% de la población, este aporte es de 12%[68].  

En ese sentido, esta pandemia evidencia cómo nuestras economías dependen de la fuerza laboral migrante. Las primeras preocupaciones surgieron en Europa, en Italia, Alemania, Holanda, España, Reino Unido y Francia, donde las restricciones fronterizas han impactado al sector de la agricultura, que depende de trabajadores migrantes temporales claves para la recolección de frambuesas, papas, espárragos, fresas, frijoles y lechuga[69]. En Gran Bretaña las granjas de ganado, leche y avicultura son trabajadas por migrantes, lo mismo sucede en Alemania con la cosecha de espárragos, o el lúpulo, elemento clave de la cerveza[70]. En algunos países, como la misma Alemania, implementaron capacitaciones a su población para que participe de estas cosechas y limitar la pérdida de la producción. Sin embargo, en muchos países, desde Gran Bretaña hasta Costa Rica, existe evidencia de que pocos de los ciudadanos están dispuestos a trabajar en la agricultura[71].

La ausencia de trabajadores (temporales) afecta varios sectores alrededor del mundo, pero sobre todo las cosechas del sector agrícola. La dificultad de cosechar ante las medidas restrictivas podría implicar perder los insumos y desabastecer los mercados. Datos otorgados por un estudio de Thijs Geritz[72], indican que en Italia se estima un faltante de 370,000 trabajadores temporales para las cosechas. En Alemania y Francia faltan 300,000 y 200,000, respectivamente, para la cosecha de productos como los espárragos y las fresas. Pero también Holanda (170,000), España (150,000), y el Reino Unido (90,000) tienen que enfrentar faltantes de mano de obra.

[relacionadapzp9]

La pérdida de la cosecha puede representar un golpe significativo a las economías europeas, y por eso los gobiernos buscan frenéticamente diseñar contramedidas para mitigar las pérdidas.

Así, Francia incentivó a la población nacional a insertarse en un “voluntariado” (pagado) para las cosechas. El pago que reciben no se deduce de pensiones y otras transferencias estatales. En pocos días se presentaron 150,000 personas. España extiende permisos de trabajo a la población migrante para tratar de mantenerla en el país, pero muchos de los marroquíes que normalmente trabajan en las cosechas quieren volver a su país, hasta el punto de pagarle dinero a la mafia. En Italia, donde se estima una caída de la producción agrícola del 35% (EFE)[73], también valoran ofrecer la regulación de personas inmigrantes no regularizadas, aunque con fuerte oposición de la derecha. Y países como Alemania y Gran Bretaña tomaron medidas muy controvertidas de vuelos charter para traer migrantes. En Alemania, el gobierno hizo una excepción al cierre de las fronteras para abril y mayo y dejó entrar 80,000 migrantes laborales de Europa del Este, para asegurar la cosecha de espárragos, conocido como el «oro blanco» [74]. Para América Latina, todavía no hay muchas proyecciones de la posible pérdida agrícola, pero sus efectos también se estarán sintiendo.

Por otro lado, las remesas constituyen una fuente de ingreso para muchas economías en América Latina. El aporte de las remesas al PIB en los países de la región latinoamericana varía mucho, desde el 0.1% para Brasil hasta un 33.6% para Haití[75]. Datos del Banco Mundial[76], demuestran que las remesas son claves para los países centroamericanos, origen de por lo menos 3.5 millones de inmigrantes en Estados Unidos. Estimaciones propias (conservadoras) sugieren que el 17.4% de la población de El Salvador vive en Estados Unidos, y las remesas que estas personas envían representaron en el 2019 el 20.8% del PIB. En Honduras este porcentaje es de 21.4%, mientras es del 13% para Guatemala y Nicaragua.

De la crisis financiera del 2008, sabemos que las contracciones económicas golpean fuerte la capacidad de mandar remesas, y que esto tiene efectos macroeconómicos serios para los países con un peso alto de las remesas en el PIB. La crisis del COVID19 implicará sin duda un golpe considerable a estos flujos de remesas, por los masivos despidos en EE.UU. y la contracción económica mundial. Las estimaciones más optimistas proyectan un decrecimiento de -1,8% para América Latina[77], lo cual afecta también a sistemas migratorios de larga trayectoria como el de Nicaragua-Costa Rica. Por supuesto, las personas que más sienten estos golpes son las familias que dependen de la recepción de remesas para sobrevivir, sus gastos corrientes y su protección social.

[relacionadapzp10]

Por ello, se modificarán y se intensificarán los flujos migratorios. De hecho, en países como la India[78] o Colombia[79], personas migrantes decidieron movilizarse hacia sus países o regiones de origen, en tanto donde viven tienen que pagar alquiler o servicios que ya no pueden alcanzar a costearse. En Costa Rica, las medidas sanitarias emitidas y la pérdida de trabajo de personas migrantes, incluso aquellas personas que tienen ya más de 10 años de residir en el país y que tienen un estado migratorio regular, ha implicado dificultades de mantener el estado migratorio regular y ha impulsado la migración de retorno, principalmente a Nicaragua (Montero 2020). Este desplazamiento implica un mayor riesgo de contagio.

La migración de retorno que se está viendo a corto plazo implica volver a lugares de los que por motivos socioeconómicos se salió en su momento. Es poco probable que los factores que hayan motivado esta decisión hayan mejorado. Es más, en regiones como el Triángulo Norte, la crisis del Covid-19 viene a acentuar las mismas condiciones de la falta de empleo y la violencia[80] que han hecho de la migración una estrategia de sobrevivencia para muchas familias. Lo que se esperaría, entonces, es una intensificación de la migración a mediano y largo plazo. Lamentablemente, ante la predicción de políticas migratorias más restrictivas y Estados más exclusivos, es muy probable que esta migración pase en condiciones irregulares y de mayor vulnerabilidad. 

¿Utopía o desaliento?

El panorama de la crisis COVID19, del mazo y el baile, no es muy alentador y, así como el mismo virus, golpea a todos los grupos de la sociedad. Sin embargo, si el mazo cae pesado para todos y todas, para personas migrantes su golpe es desproporcionadamente fuerte. Asimismo, es probable que tropiecen más en el baile que sigue, puesto que las condiciones que tendrán para hacerlo no serán las mismas que antes ni equitativas con respecto a las personas nacionales.

La mayor vulnerabilidad de personas migrantes ante el contagio, la enfermedad y los efectos de las medidas para confrontar esta pandemia, implica un reto mundial. Las políticas deberían evitar la discriminación y buscar el acceso universal a los servicios de salud. Las barreras que inhiben el acceso a servicios de salud a personas migrantes ahora vuelven con un efecto búmeran que hace que la pandemia sea más difícil de controlar. La falta de integración en estos sistemas de salud, y en mercados laborales formales hace que muchas personas migrantes pasen por debajo del radar de las instituciones públicas.

[relacionadapzp11]

La crisis COVID19 no solo implicó un cierre de las fronteras, sino que también ha dado pie a una reivindicación del papel del Estado. Qué rumbo tome esta reivindicación, está por verse. Por un lado, podría implicar un quiebre con el pensamiento hegemónico neoliberal y abrir la agenda para discusiones sobre un resurgimiento de un Estado más activo, solidario y protector, con base en principios de universalismo y solidaridad. Por otro, podría implicar un resurgimiento de nacionalismos y Estados que fortalezcan su soberanía sobre el control de su territorio y la población, y podría implicar resistencia ante iniciativas de integración regional. La protección del interior de los países de «amenazas» externas mediante el cierre (parcial) prolongado de fronteras y el control migratorio estricto son algunas de estas medidas donde los Estados ejercen su soberanía. Sin que esto implique un freno importante a las migraciones, ya que las personas migrantes, ante la mayor vulnerabilidad y la necesidad de migrar, buscarán vías alternativas para pasar fronteras. 

Un escenario, tal vez un tanto utópico, que podría surgir es que esta crisis nos deje constancia de la interconectividad económica, y la importancia de personas migrantes para mantener nuestros estilos de vida. También, se podría ver a las personas migrantes como una oportunidad para fortalecer los sistemas de protección social en el mundo, y no como una amenaza a su sostenibilidad financiera. Su incorporación formal y regularizada implica quitar barreras de acceso y abrir caminos de integración, que tienen un costo, pero su aporte directo e indirecto a las economías de países destino y de origen es mucho más elevado. Mejorar sus condiciones de integración podría mejorar también su capacidad de contribuir a sistemas de protección social. Y esta incorporación formal y regular, al mismo tiempo, permitiría a los Estados no solo tomar medidas más efectivas ante la actual pandemia, sino que también evitar, al menos parcialmente, la escasez de personas trabajadoras que se presentan en algunos mercados laborales claves ahora.  

Otra vía posible -y lamentablemente más probable- es ignorar la importancia de los migrantes para nuestras economías, velar por el bien propio, intensificar discursos nacionalistas y alzar voces de chovinismo y de xenofobia.

[relacionadapzp12]

Las lecciones de la literatura sobre migración internacional y sobre el acceso a la protección social demuestran que, en tiempos normales, muchas personas migrantes viven en situaciones de alta vulnerabilidad y con barreras a protección social y laboral. Ante estos tiempos críticos, es probable que esta vulnerabilidad se vea intensificada, y es poco probable que los Estados, que ahora tienen que hacer más con menos recursos, pongan su inclusión como prioridad política a mediano plazo.

Urge una agenda de investigación en donde se preste especial atención al tema de las migraciones en tiempos de COVID19, los efectos del mazo y el baile para las personas migrantes, y a cómo la movilidad restringida pueda afectar a nuestras economías. También urge poner más sobre la mesa el aporte que hace la población migrante en nuestras sociedades, tanto cultural como económico. Y sobre todo urge una agenda de investigación que pueda informar la política pública sobre la importancia de la incorporación formal, regular y solidaria de personas migrantes en los sistemas de protección social y las economías, para estar mejor preparados ante crisis de este y cualquier tipo, en nuestro mundo interconectado.

Este es uno de los textos seleccionados para formar parte de la compilación que el Instituto de Investigación y Proyección sobre Dinámicas Globales y Territoriales de la Universidad Rafael Landívar y Plaza Pública elaborarán sobre el COVID19.
Fuentes
Acuña, Guillermo, et al. 2011.  Flujos migratorios laborales intrarregionales: situación actual, retos y oportunidades en Centroamérica y República Dominicana. Informe regional. San José, C.R.: OIM, OIT, MTSS, CECC SICA, OCLAD, Red de Observatorios del Mercado Laboral, AECID.
AFP(a). 2020. Coronavirus: la mayoría de los muertos por la pandemia en Nueva York son latinos. Semana.com. 04 de abril de 2020. Disponible en: https://www.semana.com/mundo/articulo/coronavirus-en-el-mundo-la-mayoria...
AFP(b). 2020. El Covid-19 obliga a cancelar la Oktoberfest en Alemania. E&N. Disponible en: https://www.estrategiaynegocios.net/ocio/1374265-330/el-covid-19-obliga-...
Alderman, Liz; Eddy, Melissa; Tsang, Amie. 2020. Migrant farmworkers whose harvest feed Europe are blocked at borders. The New York Times. 27 de marzo de 2020. Disponible en: https://www.nytimes.com/2020/03/27/business/coronavirus-farm-labor-europe.html
Armaza, Christian. 2020. Proyectan fuerte frenazo del sector construcción por pandemia de COVID-19. Diario el Día. 10 de abril de 2020. Disponible en: http://www.diarioeldia.cl/economia/proyectan-fuerte-frenazo-sector-const...
Baganha, Maria. 2002. Immigrants' social citizenship and labour market dynamics in Portugal. (Immigration and Welfare. Challenging the borders of the welfare state).
Banco Mundial. 2020. Annual Remittances Data (updated as of Apr. 2020). Disponible en: https://www.worldbank.org/en/topic/migrationremittancesdiasporaissues/br...
Barba, Carlos. 2007. América Latina: regímenes de bienestar en transición durante los años noventa. En: Cad. CRH 20 (50), pág. 197–211.
Barglowski, Karolina; Bilecen, Başak; Amelina, Anna. 2015. Approaching Transnational Social Protection: Methodological Challenges and Empirical Applications. En: Popul. Space Place 21 (3), pág. 215–226. 2015.
Barros, Carlos. 2020. Acnur y OIM advierten que la continuidad de programas de asistencia para migrantes venezolanos está en riesgo en América Latina. 1 de abril de 2020. Disponible en: https://www.eluniverso.com/noticias/2020/04/01/nota/7801668/acnur-oim-ad...
BBC News. 2020. Coronavirus: Huge crowds as India lockdown sparks mass migration. 30 de marzo de 2020. Disponible en: https://www.bbc.com/news/av/world-asia-india-52093574/coronavirus-huge-c... arks-mass-migration
Bilecen, Başak; Sienkiewicz, Joanna. 2015. Informal Social Protection Networks of Migrants: Typical Patterns in Different Transnational Social Spaces. En: Popul. Space Place 21 (3), pág. 227–243.
Bosniak, Linda. 2000. Universal Citizenship and the Problem of Alienage. Ethics, (94).
Brubaker, Rogers. 1992. Citizenship and Nationhood in France and Germany. Cambridge: Harvard University Press.
Bustamante, Jorge. 2010. Migración, vulnerabilidad y derechos humanos. En: Anguiano, María; López, Ana. Migraciones y fronteras: nuevos contornos para la movilidad internacional.
Busso, Matías y Messina, Julián. 2020. Distanciamiento social, informalidad y el problema de la desigualdad. Banco Interamericano de Desarrollo (BID). 09 de abril de 2020. Disponible en: https://blogs.iadb.org/ideas-que-cuentan/es/distanciamiento-social-informalidad-y-el-problema-de-la-desigualdad/
Castles, Stephen; Delgado Wise, Raúl. 2012. Apuntes para una visión estratégica sobre desarrollo, migración y derechos humanos. Migración y desarrollo, 10(18), 185-191.
Castro, Carlos y Morales, Abelardo. 2006. Migración, empleo y pobreza. San José, C.R.
Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). 2020. Latin America and the Caribbean and the COVID-19 pandemic Economic and social effects. 03 de abril. ECLAC.
CEPAL / OIT. 2017. Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe. La inmigración laboral en América Latina. Mayo de 2017. Número 16.
CEPAL. 2020. Covid-19 tendrá graves efectos sobre la economía mundial e impactará a los países de América Latina y el Caribe.  19 de marzo de 2020. Disponible en: https://www.cepal.org/es/comunicados/covid-19-tendra-graves-efectos-la-economia-mundial-impactara-paises-america-latina
Contreras Guzmán, Jenyel; Acuña González, Guillermo. 2020. No solo es xenofobia: La construcción colonial del discurso sobre la migración en Costa Rica. Surcos. 17 de abril de 2020..
Córdoba, Juan. 2020. Trabajadoras domésticas sufren por medidas de aislamiento ´Algunas han sido despedidas, a otras les dicen que hasta nuevo aviso´. Diario La Nación. 23 de marzo de 2020. Disponible en: https://www.nacion.com/el-pais/trabajo/trabajadoras-domesticas-sufren-por-medidas-de/XLYOSW35IZAHJB47RYGUNQSDCU/story/
das Flores Duarte, Joana. 2020. Género, cuarentena y Covid-19: para una crítica del trabajo doméstico. Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO).
Del Barrio, Javier Martín. 2020. Portugal regulariza a todos los inmigrantes pendientes de autorización de residencia. 28 de marzo de 2020. Disponible en: https://elpais.com/internacional/2020-03-28/portugal-regulariza-a-todos-...
Diario La República. 2020. Cuando la calle es la vida, el Covid-19 deja sin ingresos a trabajadores informales. 10 de abril de 2020. Disponible en: https://www.larepublica.co/globoeconomia/cuando-la-calle-es-la-vida-el-covid-19-deja-sin-ingresos-a-trabajadores-informales-en-latam-2990595
Dobles, Ignacio, Vargas, Gabriela; Amador, Krissia. 2013. Inmigración: Psicología, identidades y políticas públicas. La experiencia nicaragüense y colombiana en Costa Rica. San José: Editorial UCR.
EFE(a). 2020. Los refugiados, un arma política poco eficaz de Turquía en medio del COVID-19. 29 de marzo de 2020. Disponible en: https://www.efe.com/efe/america/mundo/los-refugiados-un-arma-politica-po...
EFE(b). 2020. Italia considera regular inmigrantes a falta de trabajadores por Covid-19. El Imparcial. 21 de abril de 2020. Disponible en: https://www.elimparcial.com/mundo/Italia-considera-regular-inmigrantes-a-falta-de-trabajadores-por-Covid-19-20200421-0114.html
Faist, Thomas. 2008. Migrants as transnational development agents: an inquiry into the newest round of the migration–development nexus. En: Popul. Space Place 14 (1), pág. 21–42.
Faist, Thomas y Başak Bilecen. 2015. Social Inequalities Through the Lens of Social Protection: Notes on the Transnational Social Question. Population, Space and Place. vol.21(3): 282–93. doi:10.1002/psp.1879.
Fischer, Andrew. 2011. Reconceiving social exclusion. BWPI Working Paper 146.
Fondo Monetario Internacional (FMI). 2020. Policy Steps to Address the Corona Crisis. 16 de marzo de 2020. Disponible en: https://www.imf.org/en/Publications/Policy-Papers/Issues/2020/03/16/Policy-Steps-to-Address-the-Corona-Crisis-49262
Forbes Staff. 2020. Banco Mundial prevé una caída de las remesas del 20% en 2020 por COVID-19. Forbes Centroamérica. 22 de abril de 2020. Disponible en: https://forbescentroamerica.com/2020/04/22/banco-mundial-preve-una-caida...
Gallón, Natalie. 2020. Refugiados venezolanos regresan a casa en medio de la pandemia de coronavirus. CNN Español. 07 de abril de 2020. Disponible en: https://cnnespanol.cnn.com/2020/04/07/refugiados-venezolanos-regresan-a-...
Gatica, Gustavo (2018). Aportes de las personas migrantes y refugiadas a la creación de riqueza en Costa Rica. Revista Rupturas, 8(1), 63-91. https://dx.doi.org/10.22458/rr.v8i1.1974
Geritz, Thijs. 2020. Nu de seizoensarbeiders niet komen, dreigen oogstproblemen overal in Europa. NOS.nl. 29 de abril de 2020. Disponible en: https://nos.nl/artikel/2332218-nu-de-seizoensarbeiders-niet-komen-dreige...
Guiraudon Virginie; Lahav, Gallya. 2000. A Reappraisal of the State Sovereignty Debate. The Case of Migration Control. Comparative Political Studies, 33(2): 163-195.
Joppke, Christian. 1999. Immigration and the Nation-State: The United States, Germany, and Great Britain. New York: Oxford University Press.
Holzmann, Robert; Koettl, Johannes; and Chernetsky, Taras. 2005. Portability Regimes of Pension and Health Care Benefits for International Migrants: An Analysis of Issues and Good Practices, pág. 3–63.
Hammar, Tomas. 1990. Democracy and the Nation State. Aliens, Denizens and Citizens in a World of International Migration. Aldershot: Avebury.
Ibarra, Rubén; Hernández, José Luis. 2012. Vulnerabilidad política y migración, remesas y participación política de los migrantes. Una reflexión sobre América Latina. En: Egea, Carmen; Sánchez, Diego; Soledad, Javier. Vulnerabilidad Social: posicionamiento y ángulos desde geografías diferentes.
International Air Transport Association (IATA). 2020. Coronavirus Outbreak – Update. 2020. Disponible en: https://www.iatatravelcentre.com/international-travel-document-news/1580...
Jiménez, Pamela; Natalia, Morales; Segura, Rafael. 2020. Las desigualdades que enfrentan los hogares en cuarentena. Estado de la Nación (PEN).
Joppke, Christian. 2012. Citizenship and Immigration. Ethnicities 12(6): 44–63. doi:10.1177/1468796812449706.
Levitt, Peggy; Viterna, Jocelyn; Mueller, Armin; Lloyd, Charlotte. 2016. Transnational social protection: setting the agenda. En: Oxford Development Studies 45 (1), pág. 2–19.
López, Mauricio. 2012. The Incorporation of Nicaraguan Temporary Migrants into Costa Rica’s Healthcare System: An Opportunity for Social Equity. (Tesis doctoral). University of Windsor, Windsor.
Malamud, Carlos; Núñez, Rogelio. 2020. El COVID-19 en América Latina: desafíos políticos, retos para los sistemas sanitarios e incertidumbre económica. Real Instituto Elcano Royal Institute.
Maqboot, Aleem. 2020. Coronavirus: por qué millones evitan ir al médico en EE.UU. incluso en crisis como la del covid-19. BBC News. 16 de marzo de 2020. Disponible en: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-51885035
Mármora, Lelio (ed.). 2015. Impacto de las migraciones actuales. En la estructura económica y socio cultural de la Argentina. Primera edición. Buenos Aires, Argentina: EDUNTREF.
Martínez-Franzoni, Juliana. 2008. Welfare Regimes in Latin America. Capturing Constellations of Markets, Families and Policies. En: Latin American Politics and Society.
Minaya, Danilo. 2020. Efectos del Covid-19 en el sector construcción. Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO).
Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS). 2020. Bono Proteger. ¿Quiénes pueden solicitarlo? Disponible en: http://www.mtss.go.cr/elministerio/despacho/covid-19-mtss/plan_proteger/archivos/proteger4.jpeg
Mirroff, Nick; Sachetti, Maria; Hernández, Arelis. 2020. Trump signs order pausing immigration for 60 days, with exceptions. The Washington Post. 22 de abril de 2020. Disponible en: https://www.washingtonpost.com/immigration/coronavirus-trump-immigration...
Money, Jeanette. 2010. Comparative Immigration Policy. En R. Denemark. (Ed.), The International Studies Encyclopedia. Chister, West Sussex, UK: Wiley-Blackwell.
Montero Salazar, Mariela. 2020.  Resguardo de la frontera: Misión imposible. 7 días. 21 de abril de 2020. Disponible en: https://www.teletica.com/255188_resguardo-de-la-frontera-mision-imposible
Morris, Lydia. 2002. Managing Migration. Civic Stratification and Migrants’ Rights. London: Routledge.
Navarro, Ariela. 2020. Coronavirus paraliza EE.UU. salvo las cortes para deportar migrantes presos. Informa-tico. 04 de abril de 2020. Disponible en: https://www.informa-tico.com/4-04-2020/coronavirus-paraliza-eeuu-cortes-...
Niedzwiecki, Sara y Voorend, Koen. 2019. Barriers to Social Policy and Immigration in Latin America.
Noy, Shiri. 2013. Globalization, international financial institutions and health policy reform in Latin America. Tesis Doctoral. Indiana University.
Noy, Shiri y Koen Voorend. 2016. Social Rights and Migrant Realities: Migration Policy Reform and Migrants’ Access to Health Care in Costa Rica, Argentina, and Chile. Journal of International Migration and Integration vol. 17(2): 605–29. doi:10.1007/s12134-015-0416-2.
Organización de las Naciones Unidas (ONU). 2020. Migración. Disponible en: https://www.un.org/es/sections/issues-depth/migration/index.html.
ONU. 2020. COVID-19: Agencies temporarily suspend refugee resettlement travel. 17 de marzo de 2020. Disponible en: https://news.un.org/en/story/2020/03/1059602
Organización Internacional de Trabajo (OIT). 2016. Estadísticas de migración laboral: Mapeo y análisis en 5 países de América Latina y el Caribe. Oficina Internacional del Trabajo, Organización de País de la OIT para el Brasil. - Brasília: [OIT].
OIT. 2020. El COVID-19 y el mundo del trabajo. Segunda edición Estimaciones actualizadas y análisis. 07 de abril de 2020.
Orozco, Manuel. 2018. Las remesas a América Latina y el Caribe en 2017. El Diálogo.
Quintero Lima, María Gema. 2012. La protección social de los derechos laborales en materia de seguridad y salud. Una asimetría comunitaria y sus remedios internacionales. Cuadernos de Derecho Transnacional 4 (1), pág. 180–221.
Rajendran, S. 2020. How COVID-19 has jammed South India’s jackfruit economy. DowntoEarth. 27 de abril de 2020. Disponible en: https://www.downtoearth.org.in/blog/agriculture/how-covid-19-has-jammed-...
Rogers, Katie; Shear, Michael; Kanno-Youngs, Zolan. 2020. Trump Plans to Suspend Immigration to U.S. New York Times. 20 de abril de 2020. Disponible en: https://www.nytimes.com/2020/04/20/us/politics/trump-immigration.html?ac...
Rosas, Carolina; Blas Albano y Jaramillo, Verónica. 2015. Trabajo doméstico y migraciones lationamericanas. Desde Argentina, hallazgos y reflexiones frente a los destinos regionales. Estudios demográficos y urbanos. Volumen 30. Número 2 (89).
Ruiz, Gerardo. 2020. Cuando la calle es la vida, el Covid-19 deja sin ingresos a trabajadores informales. Crhoy.com. 05 de abril de 2020. https://www.crhoy.com/nacionales/ccss-garantiza-atencion-por-covid-19-para-todos-los-ciudadan/
Salazar, Sergio; Voorend, Koen. 2019. Protección social transnacional en Centroamérica. Reflexiones a partir de tres contextos de movilidad. 2019/2, p. 29-48. No 91: Cahiers des Amériques latines.
Sandoval, Carlos. 2004. Contested Discourses on National Identity: Representing Nicaraguan Immigration to Costa Rica. Bulletin of Latin American Research, (23), 434-445.
Sassen, Saskia. 1996. Losing control? Sovereignty in the age of globalization. New York, NY: Columbia University Press.
Sharma, Aradhana. 2006. Introduction: Rethinking theories of the state in an age of globalization. En A. Sharma y A. Gupta. (Eds.), Anthropology of the state: A reader (pp. 1-41). Oxford: Blackwell Publishing.
Sistema Continuo de Reportes de Migración Internacional en las Américas (SICREMI). 2011. Migración internacional en las Américas: Primer informe del Sistema Continuo de Reportes de Migración Internacional en las Américas (SICREMI). Organización de los Estados Americanos (OEA).
Speroni, Thales. 2019. Desencajes y Bricolajes de la Protección Social: Las Familias Transnacionales Bolivianas en Barcelona y Sao Paulo. Porto Alegre, Bellaterra.
Strauß, Marina. De cómo el coronavirus está ayudando a levantar una pared en torno a Europa. DW.  26 de marzo de 2020.
Ugarte, Oscar. 2020. Abandonar el país implicará la pérdida de residencia para los extranjeros en Costa Rica. Semanario Universidad. 23 de marzo de 2020. Disponible en: https://semanariouniversidad.com/pais/abandonar-el-pais-implicara-la-per...
Von Der Breile, Hans. 2020. El reto de los agricultores ante el coronavirus: menos manos y una nueva distribución. Euronews. Disponible en: https://es.euronews.com/2020/04/17/el-reto-de-los-agricultores-ante-el-c...
Voorend, Koen. 2019. ¿Un imán de bienestar en el Sur? Migración y política social en Costa Rica. San José, Costa Rica: Universidad de Costa Rica.
Voorend, Koen & Alvarado, Daniel. (de próxima publicación). Cruzando fronteras en vulnerabilidad. El estudio de la protección social transnacional en el Sur Global.
Voorend, Koen & Robles-Rivera, Francisco. 2011. Migrando en la crisis. La fuerza de trabajo inmigrante en la economía costarricense.
Voorend, Koen; Rivers-Moore, Megan. 2020. Política social y la politización de la migración en América Latina. In: Carlos Sandoval (Ed.) Puentes, no muros. Contribuciones para una política progresista en migraciones. México D.F.: Fundación Rosa Luxemburgo. P 95-119.
Weeks, John. 1975. Policies for expanding employment in the Informal Urban Sector of Developing Economies. International Labor Review. 111(1), January, pp.1-13.
Zechner, Minna. 2008. Care of older persons in transnational settings. En: Journal,of aging studies. 22 (1), pág. 32–44.
 

[2] International Air Transport Association (IATA). Coronavirus Outbreak – Update. 20 de abril de 2020. Disponible en: https://www.iatatravelcentre.com/
[3] CEPAL, “Latin America and the Caribbean and the COVID-19 pandemic Economic and social effects”. CEPAL, ECLAC, 03 de abril de 2020.
[4]Fondo Monetario Internacional (FMI).  Policy Steps to Address the Corona Crisis. 16 de marzo de 2020. Disponible en: https://www.imf.org/
[5] Rubén Ibarra y José Luis Hernández. Vulnerabilidad política y migración, remesas y participación política de los migrantes. Una reflexión sobre América Latina. 2012. En: Egea, Carmen; Sánchez, Diego; Soledad, Javier. Vulnerabilidad Social: posicionamiento y ángulos desde geografías diferentes.
[6] Jorge Bustamante. Migración, vulnerabilidad y derechos humanos. En: Anguiano, María; López, Ana. Migraciones y fronteras: nuevos contornos para la movilidad internacional.
[7] Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO). Género, cuarentena y Covid-19: para una crítica del trabajo doméstico. 03 de abril de 2020.
[8] Pamela Jiménez; Natalia Morales y Rafael Segura. Las desigualdades que enfrentan los hogares en cuarentena. Estado de la Nación (PEN). 2020.
[9] A pesar de que existen grandes dificultades para cuantificar las personas que se encuentran en el sector informal del empleo, son diversos los estudios que señalan que las personas migrantes significan un importante porcentaje de esta fuerza laboral en los diversos países alrededor del mundo y especialmente en América Latina. Véase SISCREMI, Migración internacional en las Américas: Primer informe del Sistema Continuo de Reportes de Migración Internacional en las Américas (SICREMI) 2011 y OIT, Estadísticas de migración laboral: Mapeo y análisis en 5 países de América Latina y el Caribe, 2016.
[10] Acuña, Guillermo, et al.  Flujos migratorios laborales intrarregionales: situación actual, retos y oportunidades en Centroamérica y República Dominicana. Informe regional. AECID, 2011.
[11]Koen Voorend, ¿Un imán de bienestar en el Sur? Migración y política social en Costa Rica. Universidad de Costa Rica. 2019.
[12] María Gema Quintero Lima, La protección social de los derechos laborales en materia de seguridad y salud. Una asimetría comunitaria y sus remedios internacionales. Cuadernos de Derecho Transnacional 4 (1), pág. 180–221. 2012.
[13] Carlos Castro y Abelardo Morales, Migración, empleo y pobreza. San José. 2006.
[14] Lelio Mármora, Impacto de las migraciones actuales. En la estructura económica y socio cultural de la Argentina. Primera edición. EDUNTREF. 2015.
[15] Joana das Flores Duarte. “Género, cuarentena y Covid-19: para una crítica del trabajo doméstico”. Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO). 2020.
[16] Juan Córdoba. “Trabajadoras domésticas sufren por medidas de aislamiento ´Algunas han sido despedidas, a otras les dicen que hasta nuevo aviso”. Diario La Nación. 23 de marzo de 2020. Disponible en https://www.nacion.com/el-pais/
[17] Danilo Minaya. “Efectos del Covid-19 en el sector construcción”. Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO). 2020.
[18] Christian Armaza. “Proyectan fuerte frenazo del sector construcción por pandemia de COVID-19”. Diario el Día. 10 de abril de 2020. Disponible en: http://www.diarioeldia.cl/
[19] S. Rajendran. “How COVID-19 has jammed South India’s jackfruit economy”. DowntoEarth. 27 de abril de 2020. Disponible en: https://www.downtoearth.org.in/
[20]Hans Von Der Breile. “El reto de los agricultores ante el coronavirus: menos manos y una nueva distribución”. Euronews. 2020. Recuperado de https://es.euronews.com/2020/04/17/el-reto-de-los-agricultores-ante-el-c...
[21]Diario La República. “Cuando la calle es la vida, el Covid-19 deja sin ingresos a trabajadores informales”. Diario La República Disponible en: https://www.larepublica.co/ . 10 de abril de 2020.
[22] Sara Niedwicki y Koen Voorend. “Barriers to Social Policy and Immigration in Latin America”. 2019.
[23] Andrew Fischer; “Reconceiving Social Exclusion”. BWPI Working Paper 146. 2011.
[24] Koen Voorend; ¿Un imán de bienestar en el Sur? Migración y política social en Costa Rica. San José, Costa Rica: Universidad de Costa Rica. 2019.
[25] Juliana Martínez-Franzoni. “Welfare Regimes in Latin America. Capturing Constellations of Markets, Families and Policies”. En: Latin American Politics and Society. 2008
[26] Shiri Noy y Koen Voorend. “Social Rights and Migrant Realities: Migration Policy Reform and Migrants’ Access to Health Care in Costa Rica, Argentina, and Chile”. Journal of International Migration and Integration.
[27] Aleem Maqboot. “Coronavirus: por qué millones evitan ir al médico en EE.UU. incluso en crisis como la del covid-19”. BBC News. 16 de marzo de 2020. Disponible en: https://www.bbc.com/ 
[28] AFP(a). “Coronavirus: la mayoría de los muertos por la pandemia en Nueva York son latinos”. Semana.com. 04 de abril de 2020. Disponible en: https://www.semana.com/
[29] Thales Speroni. “Desencajes y Bricolajes de la Protección Social: Las Familias Transnacionales Bolivianas en Barcelona y Sao Paulo”. Porto Alegre, Bellaterra. 2019.
[30] Koen Voorend y Daniel Alvarado. “Cruzando fronteras en vulnerabilidad. El estudio de la protección social transnacional en el Sur Global”. De próxima publicación.
[31] Maria Baganha. “Immigrants' social citizenship and labour market dynamics in Portugal”. (Immigration and Welfare. Challenging the borders of the welfare state). 2002
[32] Carlos Barba. “América Latina: regímenes de bienestar en transición durante los años noventa”. En: Cad. CRH 20 (50), pág. 197–211. 2007.
[33] Shiri Noy. “Globalization, international financial institutions and health policy reform in Latin America”. Tesis Doctoral. Indiana University.
[34] Minna Zechner. “Care of older persons in transnational settings”. Journal,of aging studies. 22 (1), pág. 32–44. 2008.
[35] Karolina Barglowski, Başak Bilicen y Anna Amelina. “Approaching Transnational Social Protection: Methodological Challenges and Empirical Applications”. Popul. Space Place 21 (3), pág. 215–226. 2015.
[36] Thomas Faist. “Migrants as transnational development agents: an inquiry into the newest round of the migration–development nexus”. Popul. Space Place 14 (1), pág. 21–42. 2008
[37] Thomas Faist y Başak Bilicen. “Social Inequalities Through the Lens of Social Protection: Notes on the Transnational Social Question”. Population, Space and Place. vol.21(3): 282–93. 2015.
[38] Peggy Levitt, Jocelyn Viterna, Armin Mueller y Lloyd Armin. “Transnational social protection: setting the agenda”. Oxford Development Studies 45 (1), pág. 2–19. 2016.
[39] Gerardo Ruíz. “Cuando la calle es la vida, el Covid-19 deja sin ingresos a trabajadores informales.” Crhoy.com. 05 de abril de 2020. https://www.crhoy.com/
[40] MTSS. “Bono Proteger. ¿Quiénes pueden solicitarlo?” 2020. Disponible en: http://www.mtss.go.cr/
[41] Rogers Brubaker. “Citizenship and Nationhood in France and Germany”. Cambridge: Harvard University Press. 1992.
[42]  Lydia Morris. “Managing Migration. Civic Stratification and Migrants’ Rights”. London: Routledge. 2002.
[43] Linda Bosniak. “Universal Citizenship and the Problem of Alienage”. Ethics, (94). 2000.
[44] Mauricio López. “The Incorporation of Nicaraguan Temporary Migrants into Costa Rica’s Healthcare System: An Opportunity for Social Equity”. (Tesis doctoral). University of Windsor, Windsor. 2012.
[45]  Koen Voorend y Megan Rivers-Moore. “Política social y la politización de la migración en América Latina.” In: Carlos Sandoval (Ed.) “Puentes, no muros. Contribuciones para una política progresista en migraciones.” México D.F.: Fundación Rosa Luxemburgo. P 95-119. 2020.
[46] Javier Del Barrio. “Portugal regulariza a todos los inmigrantes pendientes de autorización de residencia”. Diario El País. 28 de marzo de 2020. Disponible en: https://elpais.com/ .
[47] Aradhana Sharma. “Introduction: Rethinking theories of the state in an age of globalization”. 2006. En: A. Sharma y A. Gupta. (Eds.), “Anthropology of the state: A reader” (pp. 1-41). Oxford: Blackwell Publishing. 2006.
[48] Saskia Sassen. “Losing control? Sovereignty in the age of globalization”. New York, NY: Columbia University Press. 1996
[49] Jeanette Money. “Comparative Immigration Policy”. En R. Denemark. (Ed.), The International Studies Encyclopedia. Chister, West Sussex, UK: Wiley-Blackwell. 2010.
[50] Virginie Guiraudon y Gallya Lahav. “A Reappraisal of the State Sovereignty Debate. The Case of Migration Control”. Comparative Political Studies, 33(2): 163-195. 2000
[51] Christian Joppke. “Citizenship and Immigration”. Ethnicities 12(6): 44–63. 2012.
[52] Koen Voorend y Megan Rivers-Moore. “Política social y la politización de la migración en América Latina.” 2020.
[53] Carlos Sandoval. “Contested Discourses on National Identity: Representing Nicaraguan Immigration to Costa Rica”. Bulletin of Latin American Research, (23), 434-445. 2004..
[54] Koen Voorend y Francisco Robles. Migrando en la crisis. La fuerza de trabajo inmigrante en la economía costarricense. 2011.
[55] Ignacio Dobles, Gabriela Vargas y Krissia Amador. “Inmigración: Psicología, identidades y políticas públicas. La experiencia nicaragüense y colombiana en Costa Rica”. San José: Editorial UCR. 2013.
[56] Koen Voorend. ¿Un imán de bienestar en el Sur? Migración y política social en Costa Rica. 2019.
[57] Carlos Sandoval. “Contested Discourses on National Identity: Representing Nicaraguan Immigration to Costa Rica”. 2004.
[58] Óscar Ugarte. “Abandonar el país implicará la pérdida de residencia para los extranjeros en Costa Rica.” Semanario Universidad. 23 de marzo de 2020. Disponible en; https://semanariouniversidad.com/
[59] Ariela Navarro. “Coronavirus paraliza EE.UU. salvo las cortes para deportar migrantes presos”. Informa-tico. 04 de abril de 2020. Disponible en: https://www.informa-tico.com/
[60] Katie Rogers, Michael Shear y Zolan Kanno-Youngs, “Trump Plans to Suspend Immigration to U.S.” New York Times. 20 de abril de 2020. Disponible en: https://www.nytimes.com/.
[61] Nick Mirroff, Maria Sachetti y Arelis Hernández. “Trump signs order pausing immigration for 60 days, with exceptions”, The Washington Post. Disponible en: https://www.washingtonpost.com. 22 de abril de 2020
[62] Marina Strauß. “De cómo el coronavirus está ayudando a levantar una pared en torno a Europa.” DW.  26 de marzo de 2020.
[63] EFE(a). “Los refugiados, un arma política poco eficaz de Turquía en medio del COVID-19.” 29 de marzo de 2020. Disponible en: https://www.efe.com/
[64] Carlos Barros. “Acnur y OIM advierten que la continuidad de programas de asistencia para migrantes venezolanos está en riesgo en América Latina”. Disponible en: http://www.eluniverso.com/
[65] ONU. “COVID-19: Agencies temporarily suspend refugee resettlement travel”. 17 de marzo de 2020.
[66] Stephen Castles y Raúl Delgado. “Apuntes para una visión estratégica sobre desarrollo, migración y derechos humanos”. Migración y desarrollo, 10(18), 185-191. 2012.
[67] CEPAL. “Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe. La inmigración laboral en América Latina”. Mayo de 2017. Número 16. 2017.
[68] Gustavo Gatica. “Aportes de las personas migrantes y refugiadas a la creación de riqueza en Costa Rica”. Revista Rupturas, 8(1), 63-91. 2018.
[69] Liz Alderman, Melissa Eddy y Amie Tsang. “Migrant farmworkers whose harvest feed Europe are blocked at borders”. The New York Times. 27 de marzo de 2020. Disponible en: https://www.nytimes.com/
[70] AFP(b). “El Covid-19 obliga a cancelar la Oktoberfest en Alemania”. E&N. Disponible en: https://www.estrategiaynegocios.net/
[71] Koen Voorend y Francisco Robles. Migrando en la crisis. La fuerza de trabajo inmigrante en la economía costarricense. 2011.
[72] Thijs Geritz. “Nu de seizoensarbeiders niet komen, dreigen oogstproblemen overal in Europa”. NOS.nl. 2020. Disponible en: https://nos.nl/
[73] Italia considera regular inmigrantes a falta de trabajadores por Covid-19. El Imparcial. 21 de abril de 2020. Disponible en: https://www.elimparcial.com/  
[74] Thijs Geritz. “Nu de seizoensarbeiders niet komen, dreigen oogstproblemen overal in Europa. 2020.
[75] Manuel Orozco. “Las remesas a América Latina y el Caribe en 2017”. El Diálogo. 2018.
[76] Banco Mundial. “Annual Remittances Data (updated as of Apr. 2020).” 2020. Disponible en: https://www.worldbank.org/
[77] CEPAL. “Covid-19 tendrá graves efectos sobre la economía mundial e impactará a los países de América Latina y el Caribe”.  19 de marzo de 2020. Disponible en: https://www.cepal.org/
[78] BBC News. “Coronavirus: Huge crowds as India lockdown sparks mass migration”. BBC News. 30 de marzo de 2020. Disponible en: https://www.bbc.com/
[79] Natalie Gallón. “Refugiados venezolanos regresan a casa en medio de la pandemia de coronavirus”. CNN Español. 07 de abril de 2020.Disponible en: https://cnnespanol.cnn.com/
[80]Sergio Salazar y Koen Voorend. “Protección social transnacional en Centroamérica. Reflexiones a partir de tres contextos de movilidad”. Cahiers des Amériques latines. 2019/2, p. 29-48. No 91. 2019.




Ver Comentarios