Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
El engaño, el caos y los muertos vivientes de Puebla
Ir
Un migrante viaja en el baúl de un carro, en el recorrido desde Sayula hasta Isla, estado de Veracruz / Simone Dalmasso

El engaño, el caos y los muertos vivientes de Puebla

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
Karen y Seidy Díaz duermen tiradas encima de su mamá, Silvia, al suelo, recién llegadas al albergue de Puebla / Simone Dalmasso
Los primeros migrantes llegados al albergue toman lugar en la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, en Puebla / Simone Dalmasso
María Luisa Vázquez, 36, originaria de Monjas, Jalapa, Guatemala, pasará la noche al lado del confesionario de la iglesia, junto con sus dos hijos César y Brittany / Simone Dalmasso
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Tiempo aproximado de lectura: 15 mins

Momento crítico para la caravana migrante. El gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, ofreció la noche del viernes transporte para todos hasta la Ciudad de México. Su propuesta aguantó dos horas. Nadie sabe por qué se echó atrás. Los caminantes, decepcionados y hartos, se rompen. Una parte queda en Isla, estado de Veracruz. La avanzadilla llega hasta la capital. En Puebla, decenas de personas llegan completamente destruidas tras horas subidos en camiones.

Miguel Ángel Yunes, gobernador de Veracruz, pudo haber sido un héroe. Lo fue, de hecho, durante un par de horas, entre las 17:30 y las 19:30, del viernes 2 de noviembre. Este es el tiempo en el que el mandatario sostuvo su oferta de facilitar unos 150 autobuses a los miembros del éxodo centroamericano, que aquel día entraban en uno de los estados más peligrosos de México. Autobuses para llegar hasta Ciudad de México. Sonaba bien la idea. Sonaba increíble. Sonaba a no tener que pedir ride...

Autor
Edición
Autor
au
Edición
a