Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Segunda llamada
Ir

Segunda llamada

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
22 01 19

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

La actual comedia negra orquestada por la clase política en su conjunto para forzar la salida de la Cicig de Guatemala es la expresión de la fuerza de la discrecionalidad y de la arbitrariedad del poder de turno por encima de la constitucionalidad de este país.

Esto es un cable a tierra que recuerda el bananerismo de nuestro sistema político y que pone a prueba nuestra débil institucionalidad democrática. Pero esta crisis también es una oportunidad para retomar las tareas que la ciudadanía se ha negado a llevar a cabo en los últimos cuatro años. Es la segunda llamada a los guatemaltecos para cancelar el sainete de la corrupción.

Ciertamente la Cicig ha fungido hasta el momento como un agente externo al sistema capaz de nivelar el terreno polí...

Hemos dependido hasta ahora de un mecanismo eficiente como la Cicig, pero, por su propia naturaleza «sui generis», era débil y jamás sustituiría el rol del sujeto ciudadano.
Autor
Nota:
Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor ...
Autor
a
a