Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
«Res publica christiana»
Ir

«Res publica christiana»

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
11 06 18

Tiempo aproximado de lectura: 4 mins

La intromisión de la religión en asuntos de sociedad —educación, salud o infraestructura, por ejemplo— y de Estado —actos públicos, régimen de derecho y otros— no es un tema de espiritualidad, sino de influencia, poder y control. Observemos.

Cada vez que se erige una arremetida de fuerzas progresistas o se asoma algún proyecto de bases desde abajo, la maquinaria de restauración conservadora nacional echa mano de sus dos grandes instrumentos ideológicos de sumisión: más neoliberalismo —para someter el cuerpo— y más fundamentalismo cristiano —para someter el alma—.

Pero esto no es nada nuevo. Desde la firma del Edicto de Milán en el año 313 por los emperadores romanos Constantino y Licinio, el adoctrinamiento cristocéntrico ...

La idea es mantenernos en permanente estado de aspiración material y espiritual, persiguiendo sombras.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a