Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Niñas y adolescentes en el laberinto del Congreso
Ir

Niñas y adolescentes en el laberinto del Congreso

redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
26 08 18

Read time: 4 mins

¿Dejaría a su hija, hermana o sobrina de 13 años a solas con un diputado del Congreso de la República en la oficina de este? Al final, allí es donde se están tomando decisiones importantes para sus vidas.

El jueves 23 de agosto se llevó a cabo la tercera sesión de diálogo sobre la iniciativa 5,376, Ley de protección integral, acceso a la justicia, reparación digna y transformadora a las niñas y adolescentes víctimas de violencia sexual, explotación sexual y trata de personas, presentada por la diputada Sandra Morán y el diputado Enrique Álvarez. Los aportes de más de 60 organizaciones de la sociedad civil de la más diversa gama de posicionamientos coinciden en que las condiciones en que viven las niñas y adolescentes en Guatemala son graves y en que urge tomar acciones decididas para su protección y defensa.

Las víctimas de violencia sexual, explotación sexual y trata de personas han sufrido la vulneración de sus derechos a la integridad física y psicológica, a la no violencia, a la privacidad, a la libertad, a la recreación, a la educación, a la salud, al derecho a no ser madres a los 9, 10, 11, 12, 13 o 14 años de edad. La iniciativa 5,376 les ofrece una respuesta integral desde el Estado mediante la restitución para rehabilitar, proteger y garantizar su vida, integridad, salud, educación, convivencia familiar, recuperación emocional, capacitación técnica y recreación: sus derechos reconocidos por la Constitución Política de la República de Guatemala, así como por convenios y tratados internacionales.

Muchas organizaciones participantes se prepararon para el diálogo como un ejercicio democrático para resaltar las virtudes de la ley, subsanar sus debilidades y apostar como sociedad por una política que por primera vez acoja a las niñas y adolescentes víctimas de violencia sexual en el país. Con base en la ley y en la ciencia se reconoció la ciudadanía de las niñas y adolescentes, que son titulares de derechos. Asimismo, se recalcó la importancia de diseñar políticas específicas para poblaciones vulnerables y se presentó el impacto de la violencia sexual y de la maternidad forzada sobre el cuerpo, la salud emocional y la vida social de niñas y adolescentes. Se sensibilizó sobre su impacto desde el testimonio de mujeres víctimas de violencia sexual durante su niñez.

[frasepzp1]

Demasiado pronto el ejercicio de diálogo fue interrumpido por la dinámica cotidiana que prevalece en el palacio legislativo, a la cual sobreviven los pocos diputados honestos que quedan. La convocatoria abrió las puertas de dicho palacio a la ciudadanía, la sentó a la mesa y luego puso en vitrina de cristal las mañas propias del lugar a la vista de todos y todas. Incumplimiento de normas, trampas para dar la palabra a conveniencia, sutiles censuras a la oposición, manipulación espiritual y misoginia. El clásico ejercicio de diálogo presidido por la doble moral de la Guatemala conservadora, retrógrada, padre de la vieja política. Sudaban descaro e invocaban el nombre de Dios con el mismo aliento con el que condenaban a las niñas a condiciones de vida que cumplen con la definición de tortura. Esto sucedió en cada una de las tres mesas de diálogo.

De nuevo, el 23 de agosto, una tras otra, 20 organizaciones ofrecieron argumentos fundamentados en la ciencia y en derechos para pedirle a la Comisión de la Mujer que presente dictamen favorable a la iniciativa de ley 5,376.

La legislatura actual ha convertido el palacio legislativo en un laberinto en el que intenta avanzar iniciativas de ley entre muros de intereses que suelen derrumbarse al marco de negociaciones económicas o políticas: ley por ley o ley por billete. Así está la iniciativa de ley 5,376, una herramienta valiosa que ha recibido apoyo público de decenas de organizaciones, una diputada, un diputado y una ex secretaria presidencial de la mujer castigada al optar por los derechos de las niñas y adolescentes. En ese laberinto construido por el financiamiento electoral ilícito y anónimo camina también el destino. ¿Dejamos el destino de Guatemala y de sus recursos, los derechos y sueños de la población, solos con un diputado de la actual legislatura? No los dejemos solos. Sigamos, sigamos, sigamos.

Sudaban descaro e invocaban el nombre de Dios con el mismo aliento con el que condenaban a las niñas a condiciones de vida que cumplen con la definición de tortura.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a
Plaza en 1 minuto (más o menos)
Si nos conoces pensarás que la síntesis no es nuestro fuerte
pero nos esforzamos por mandarte un resumen semanal. Casi siempre.