Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
El secuestro de la palabra
Ir

El secuestro de la palabra

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
30 03 19

Tiempo aproximado de lectura: 2 mins

Todas las palabras son inocentes hasta que las secuestra un político o el directivo de una organización gremial (en realidad su jefe).

Lo bueno es que su vocabulario es tan limitado que la mayoría de las palabras están a salvo del escarnio. Pobre la palabra que entre en la lista de las 43 que conoce un diputado, pues está destinada a la tortura, al abuso, a la violación o a ser mutilada en una mala ortografía. «Arriva [sic] el FCN-Nación», decía una candidata.

Por ejemplo, productividad, palabreja ya de por sí fea y complicada para que encima sea tomada todos los días en cualquier círculo político, mitin, reu...

La muerte del improductivo es liberadora, la solución final a la guatemalteca.
Autor
Nota:
Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor ...
Autor
a
a