Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
El manifiesto del cunnilingüista
Ir

El manifiesto del cunnilingüista

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
13 12 18

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Esta será la última columna de este año: un año marcado por prejuicios, odios, miedos y las más aberrantes poses conservadoras, que nos arrastran a épocas pasadas de la humanidad que creíamos superadas.

En este contexto, de nuevo me aventuraré a tratar un tema incómodo pero necesario. Y lo haré en rebeldía a esas posiciones de odio, pero también como regalo de Navidad para muchas mujeres.

Normalmente, el fin de año es una época de jolgorio, trago y desenfreno en que, oh, casualidad, más bebes se conciben. Si no me creen, vean el número de nacidos en septiembre, nueve meses después. Por tanto, si van a tener sexo, que al menos sea sexo de calidad.

Hace poco, un amigo me recomend...

Deje de lado la penetración como sinónimo de acto sexual y dirija su atención a estimular la flor de jade de su compañera.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a