Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Así integró la nómina definitiva la Comisión de Postulación para Fiscal General
Ir

Así integró la nómina definitiva la Comisión de Postulación para Fiscal General

redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

En tres horas y media y una sola ronda de votación, los integrantes de la Comisión de Postulación para Fiscal General votaron para integrar la nómina de seis candidatos de la cual el presidente Jimmy Morales elegirá al próximo jefe del Ministerio Público.

En tiempo récord, sin mayores aspavientos, bajo la mirada de decenas de personas y los lentes de las cámaras de televisión que transmitían el momento en directo, y sin más discursos que los justos para exponer las bondades de los aspirantes, los integrantes de la Comisión de Postulación para Fiscal General eligieron el lunes a los seis abogados de entre los cuales el presidente Jimmy Morales deberá elegir al profesional que sustituirá a Thelma Aldana al frente del Ministerio Público durante los próximos cuatro años.

Uno a uno, los 15 miembros de la comisión postuladora fueron exponiendo en voz alta sus razones por las cuales votaban a favor o en contra de que cada uno los 14 candidatos habían alcanzado los 60 puntos para ser tomados en cuenta, formaran parte de la nómina definitiva. Estudiantes universitarios, autoridades de los pueblos indígenas, activistas de grupos de sociedad civil y ciudadanos que querían observar el desenlace del proceso iniciado en enero pasado, observaban con atención el proceder de los comisionados.

Para formar parte de la nómina, los candidatos necesitaban el voto favorable de diez de los 14 comisionados. La elección pudo prolongarse por horas e interminables rondas de votación, como lo temían algunos observadores. Sin embargo, fue resuelta en tres horas y media y en una sola vuelta. Antes de iniciar la sesión, cada comisionado sabía a quién le daría su voto.

Acisclo Valladares Molina, uno de los candidatos que no logró los 60 puntos mínimos para ser tomado en cuenta en la elección definitiva, intentó hablar antes de que iniciara la votación. No estaba de acuerdo con los 44 puntos obtenidos en la fase anterior, y pidió la palabra para expresar su inconformidad. Al ser denegada su petición, abandonó salón, molesto. Atrás suyo quedó un memorial que fue conocido por los comisionados después de concluida la votación.

Las abogadas Brenda Dery Muñoz Sánchez y María Consuelo Porras Argueta, ambas con una calificación de 75 puntos, fueron las primeras en ser votadas. Muñoz Sánchez obtuvo el voto unánime favorable de los comisionados; Porras Argueta, solo 13; en su contra votaron el decano de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac), Gustavo Bonilla, y el de la Universidad Regional, Yuri Búcaro Chicas. Ambos consideraron que había otros perfiles que podían funcionar mejor como Fiscal General. Sería un argumento recurrente de los comisionados para negar el apoyo a alguno de los aspirantes.

[relacionadapzp1]

Contrario a las otras sesiones de la comisión, en esta los comisionados no cuchichearon entre sí ni se hicieron bromas. Guardaron silencio, se mostraron serios y cuando hacían uso de la palabra se dirigían al público. Aquello fue casi solemne.

La tercera candidata por votar levantó expectativa entre el público. Se trataba de Ilse Magalia Álvarez Ortiz, abogada penalista y esposa del exvicepresidente Rafael Espada. Obtuvo 71 puntos en la evaluación y tenía tachas por procesos en el Tribunal de Honor del Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala (CANG), las cuales fueron desestimadas por la comisión. Con el voto en contra que emitió Ángel Barrios Izaguirre, decano de la Universidad Mesoamericana (Umes), inició una de las rondas más reñidas. Tres comisionados más votaron en contra; luego nueve consecutivos lo hicieron a favor, y de nuevo tres más en contra. El resultado final para Álvarez Ortiz fue nueve contra seis.

El ambiente estaba cargado de expectación cuando llegó el turno de votar por el juez de alto impacto Miguel Ángel Gálvez Aguilar; su votación fue quizá la que generó mayor expectación entre los observadores. Era el cuarto en ser evaluado. De las tres candidatas previas, solo dos habían pasado a formar parte de la nómina.

Los asistentes se tensaron. Algunos se inclinaron hacia delante en sus asientos, otros empuñaron sus lapiceros con fuerza para tomar nota de la votación de cada decano. El aire cambió en la sala de vistas. Hubo silencio total durante los primeros diez votos. Las personas los contaron cuidadosamente y, al darse cuenta de que el juez tenía los números suficientes para formar parte de la nómina, dieron un respiro profundo y sonrieron. “¡Pasó!”, murmuró al unísono un grupo en una de las esquinas de la sala. “¡Pasó!”, repitieron por otro lado. Algunos buscaban con la mirada a conocidos que estuvieran en otros sitios del salón y levantaban el pulgar en señal de aprobación.

Fue uno de los momentos de mayor tensión. El único comisionado que votó en contra de Gálvez Aguilar fue Enrique Sánchez Usera decano de la Universidad Panamericana (Upana). Su argumento se centró en qué Gálvez era útil como juez y cuestionó qué pasaría con los casos de alto impacto que conoce en la actualidad, en caso fuera electo como fiscal. El resto de comisionados se pronunció a favor y aducían la importancia del rol que el juzgador ha tenido en la lucha contra la corrupción al ser quien conoció procesos penales que enfrentan exfuncionarios de la administración del Partido Patriota (PP).

 

[embedpzp1]

 

Luego vinieron los turnos de Rafael Rojas Cetina y Mayra Véliz López, ambos con 70 puntos. La tensión creció. Solo los dos comisionados del CANG se pronunciaron a favor de Rojas Cetina. “¿No pasó?”, cuestionó la gente, genuinamente sorprendida. El expresidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) quedaba fuera de la nómina. Véliz López, la actual secretaria general del Ministerio Público (MP), tampoco logró su objetivo: solo obtuvo el voto favorable de Yuri David Búcaro Chicas, decano de la Universidad Rural.

Franc Martínez Ruiz solo obtuvo tres votos a favor, los de Luis Fernando Ruiz, presidente CANG; Luis Roberto Aragón Solé, decano de la Universidad San Pablo; y Julio Dougherty Liekens, presidente del Tribunal de Honor CANG.

[relacionadapzp2]

El cuarto espacio de la nómina fue ocupado por la jueza Patricia Elizabet Gámez Barrera, de quien varios comisionados destacaron por tener “reconocimiento gremial”, “excelencia profesional” y “gran trayectoria en la carrera judicial”. Búcaro resaltó el rol de jueza de alto impacto. Quedó seleccionada con 14 votos a favor.  Enrique Fernando Sánchez Usera, decano de la Upana lo hizo en contra.

La segunda votación más reñida de la elección fue la del candidato Mynor Melgar Valenzuela. Los comisionados quedaron divididos a la mitad. Eran siete a favor y ocho en contra. Por un lado, Búcaro, García, Ruiz, Bonilla, Aragón, Dougherty y Barrios. Por el otro, los decanos de las universidades del Istmo, Rafael Landívar y Francisco Marroquín, junto con el presidente de la CSJ, la Universidad de Occidente, la Upana, la Mariano Gálvez, y la Da Vinci.

El resultado de la votación por el expresidente de la CSJ, Érick Álvarez Mancilla, también fue sorpresivo para los observadores. Contra todos los pronósticos, solo dos comisionados votaron a su favor: Sánchez Usera, decano de la Upana, universidad en la que Álvarez pertenece al Consejo Académico, Pineda Barales, actual presidente del Organismo Judicial. “No goza del respaldo del foro público”, dijo Ángel Barrios Izaguirre, decano de la Universidad Mesoamericana, para argumentar su voto en contra.

La abogada Gladys Verónica Ponce Mejicanos también obtuvo el voto unánime favorable de los comisionados. No hubo debate ni razonamiento de los votos. La única declaración que resaltó fue la del presidente del CANG, Luis Ruiz, quien señaló que Ponce le parecía “equilibrada” ya que tenía carrera en el MP y que había laborado en la Cicig.

Para el final de la jornada, con la nómina casi completa, los comisionados lucían más relajados. Sonreían. Los hombros ya no se veían tensos y las posturas se notaban más cómodas. Quedaba un lugar y les faltaban tres candidatos por votar. Fausto Corado Morán, con 61 puntos, y Roaldo Isaías Chávez Pérez, con 60 puntos, solo obtuvieron el apoyo de tres comisionados. A ambos los respaldó el CANG, aunque en el caso del primero la exposición de Ruiz fue más dura y se centró en la importancia de hacer notar la especialización en materia penal del aspirante.

Cuando llegó el momento del último candidato, Édgar Melchor Solórzano (60 puntos), la gente empezó a cuestionar qué sucedería si no obtenía los votos y qué pasaría en una segunda ronda de votación. Al igual que Muñoz y Ponce, Melchor fue elegido de manera unánime, sin mucho razonamiento por parte de la comisión.

Todos los decanos respiraron profundo cuando se dio el resultado. Sonrieron y Pineda Barales informó que la nómina había sido completada. Era el momento de hablar de puntos varios antes de concluir la sesión. La mayoría de los observadores empezó a retirarse. Afuera celebraban el listado. Adentro, los comisionados debatían cuándo enviar la nómina al presidente Jimmy Morales.

Al finalizar la sesión, los periodistas bajaron a la mesa de la comisión. Los integrantes se mantuvieron detrás del presidente mientras respondía preguntas de los reporteros. Se apagaron las cámaras y salieron por un refrigerio.

El listado de los candidatos, acordaron los comisionados, será entregado al mandatario el martes 17 de abril. Morales tendrá casi un mes para elegir al sucesor de Thelma Aldana.

Texto
Edición
Texto
Edición