¡Todos, somos Xepache! | Plaza Pública

Cerrar

Ir

¡Todos, somos Xepache!

La lucha de Xepache fue contra todas las entidades locales y gubernamentales que no apoyaron las gestiones de inconstitucionalidad
Cuando las montañas se agoten, las mineras se irán sin haber aportado nada para resarcir el daño causado y los habitantes quedarán sumidos en las consecuencias de la tragedia ambiental
Tipo de Nota: 
Opinión

¡Todos, somos Xepache!

29 de Abril de 2022
Palabras clave
Fotografía Juan Carlos Zelada

Xepache ha sido amparada por la Corte de Constitucionalidad de manera definitiva en su lucha contra la implantación ilegal de una empresa minera en su territorio que, demostraron, ponía en riesgo su vida comunitaria, sus medios de producción agrícola, sus derechos ancestrales territoriales y su seguridad. Esta comunidad está situada en el sur poniente del valle de Palajunoj, al inicio del acceso al volcán Siete Orejas, acompañante del imponente Ixcanul (Santa María), a la que la Justicia, ante la legítima defensa del territorio, la vida y los Derechos Humanos, llega 22 años después de iniciada la ruta legal.

Y debiera ser la luz que ilumine y concientice a todos los habitantes de Quetzaltenango, urbanos y rurales, primero para comprender el grave peligro material que corre el municipio y, segundo, ante la pérdida de uno de los valores locales que tanto ha presumido la población: ser una población amante de la cultura, la ciencia, la ciudadanía y orgullosa de su paisaje natural bordeado de verdes cerros, montañas, volcanes y agua suficiente. 

La foto, que encabeza el artículo, document...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a