La Caravana de Madres Centroamericanas: un primero de mayo para reflexionar | Plaza Pública

Cerrar

Ir

La Caravana de Madres Centroamericanas: un primero de mayo para reflexionar

Quienes desaparecieron, en su mayoría, buscaban trabajar, lo que les permitiría tener recursos básicos para no pasar hambre
La Caravana de Madres Centroamericanas recorre con valentía muchos territorios donde quizá, en algún momento, sus hijas e hijos dejaron sus huellas
Tipo de Nota: 
Opinión

La Caravana de Madres Centroamericanas: un primero de mayo para reflexionar

03 de Mayo de 2022
Palabras clave

Decir adiós a alguien que se ama es doloroso, pero decir adiós sin tener la certeza de que llegará el día del reencuentro, es desgarrador. Para mí, inimaginable. Muchas familias centroamericanas han tenido que decir adiós porque las necesidades materiales son más fuertes que la tristeza, incluso, son más grandes que los riesgos.

Para muchos de nosotros, migrar sin documentos, escondidos en un contenedor o subidos en el tren, está fuera de nuestra realidad. Pues cruzar un río o caminar bajo el desierto, huir de los cárteles de trata y drogas, sortear las balas de un «minuteman» o el encierro de «ICE», no tiene sentido porque nunca hemos llegado a un punto en nuestras vidas donde hacer lo anterior sea mejor que continuar en el territorio que habitamos. Nunca hemos tenido que decidir entre rifarnos la vida con la muerte...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a