Cerrar

Ir

Inversiones

Los migrantes, cuando parten, hospedan a menudo en su historia una derrota que no es suya, que no es individual: una violencia desbocada e inhabilitante, unas circunstancias feroces, una tierra baldía.
El vuelo, ícono y emblema de la globalización, se les reserva a los integrantes del éxodo centroamericano para un momento trágico: aquel en que se convierte al emigrado en deportado.
Tipo de Nota: 
Opinión

Inversiones

09 de Octubre de 2020

Redes-lateral

Ilustración de Héctor Maradiaga

1.

La figura del migrante puede simbolizar, a un mismo tiempo, el fracaso de una sociedad y la cumbre de la civilización. Aunque a menudo camina y su empeño siempre entraña un traslado, el migrante centroamericano contradice la estampa del viajero o del flâneur finisecular. Su desplazamiento nada tiene que ver con ese rito decimonónico del paseo, tan «distinguido, burgués, ocioso y elegante», sino que se trata de un tránsito sal...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión

 

 

 

 

Ver Comentarios

 

 

 

 

Autor
a
a