Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
El maligno
Ir

El maligno

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
19 05 18

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Un día de mayo, un señor que no conoce Guatemala pero que es dueño de casinos en Las Vegas voló en su boeing particular, convenientemente pintado de azul y blanco (los caminos del Señor son misteriosos), y aterrizó en el aeropuerto La Aurora.

Allí era esperado por funcionarios públicos, asesores de estos funcionarios, diputados, pastores de toda jerarquía, personal de apoyo, maquillistas y periodistas complacientes. Sentados en las butacas de cuero, disfrutaron de la generosidad de este gran amigo invisible. Atrás quedaba un país desnutrido, pobre, explotado, convulso, ingobernable, corrupto y expoliado.

Mientras tomaban un vinito Manischewitz de bienvenida a 42,000 pies de altura, sus futuros anfitriones se encargaban de r...

Regresan del retiro esperpéntico espiritual listos para dar testimonio de su fe en que este país funcionaba muy bien antes de la Cicig.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a