Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
El camarote
Ir

El camarote

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
11 08 18

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Mi abuelo siempre trabajó en el sector de salud pública y dio clases por muchos años en Medicina y Farmacia.

Sus sueldos le alcanzaron para tener una buena calidad de vida y darles educación a sus tres hijos. Sé que amaba el servicio público y enseñar. Con las limitaciones de un Estado tercermundista, se veía como parte de un sistema con objetivos muy claros y tenía una mística de trabajo. Como esta historia hay muchas en Guatemala.

Después surgieron las corrientes reaganianas y thatcherianas y el Consenso de Washington y se empezó a desmontar el Estado, acción que encontró aquí, en este pais...

Solo el Estado nos puede ver como ciudadanos. El mercado nos ve como mercancías, ya ni siquiera como consumidores.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a