Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Una madrugada por otra
Ir

Una madrugada por otra

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
4 11 18

Tiempo aproximado de lectura: 4 mins

Volví a teñirme el cabello de negro. Mientras sacudo los rizos al aire me alcanza el particular olor del amoníaco.

Pienso en el tiempo que sigue corriendo como un chorro abierto desperdiciando el agua que cae sobre un patio de polvo marrón. En mi memoria, los patios siempre serán abiertos, con la tierra desnuda por piso, con árboles y buganvilias púrpura y naranja cercando el espacio. Son patios nocturnos, con chicharras haciendo ese sonido que al principio es insoportable y que luego ya ni se escucha, aunque los bichos estén reventando con la intención de volvernos locos.

Reviso cuidadosamente el ...

Yo soy el monje que observa, casi congelado, desde la orilla. La grandeza que asignamos a lo desconocido. La curiosidad sobre lo inalcanzable.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a