Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Trabajo infantil y explotación laboral en el azúcar de Guatemala
Ir

Trabajo infantil y explotación laboral en el azúcar de Guatemala

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
Otto Kuhsiek, presidente de Camagro: “No conozco las edades de los niños que se encontraban en mi finca, que estaban, en todo caso, en su período vacacional. Usted vio que había una escuela en frente de donde estaban. Y esos niños no son trabajadores, sino que vienen acompañando a sus padres. Son sus ayudantes".
El azúcar de Guatemala, con 13 ingenios y 500 millones de quintales producidos, es el cuarto exportador mundial. Ingresó US$726 millones en 2010. Los ingenios tienen 33,000 cortadores de caña, que ganan el salario mínimo, bonificaciones e IGSS; no tienen ningún sindicato.
Niños menores de 14 años trabajan en la finca de caña de azúcar de Otto Kuhsiek, presidente de la Cámara del Agro.
Los ingenios tienen 33,000 cortadores de caña, que ganan el salario mínimo, bonificaciones e IGSS; no tienen ningún sindicato.
El azúcar de Guatemala, con 13 ingenios y 500 millones de quintales producidos, es el cuarto exportador mundial. Ingresó US$726 millones en 2010.
Niños trabajando en el ingenio.
Otto Kuhsiek, presidente de Camagro: “No conozco las edades de los niños que se encontraban en mi finca, que estaban, en todo caso, en su período vacacional. Usted vio que había una escuela en frente de donde estaban. Y esos niños no son trabajadores, sino que vienen acompañando a sus padres. Son sus ayudantes".
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Read time: 23 mins

Niños menores de 14 años trabajan en la finca de caña de azúcar de Otto Kuhsiek, presidente de la Cámara del Agro. El delito, constatado por Plaza Pública hace tres semanas y justificado por cañeros y azucareros como una cuestión cultural, es una práctica habitual en el sector, descrito por la embajada de Estados Unidos en Guatemala como “explotación laboral” en cables diplomáticos de 2008 y 2009 filtrados por WikiLeaks a este medio.

I) La crónica desde la finca

A primera vista, Kennedy S. podría estar saliendo del colegio con la cara sucia después de jugar con pinturas, protegido del sol con una gorra y cargando una pequeña mochila. Es un niño de 12 años que le sonríe a todo aquel con quien se cruza por el camino. Nada en él llamaría la atención si no se mantuviese apoyado en un machete que, clavado en el suelo, le llega hasta la cintura y delata su ocupación.

Kennedy no viene de la escue...

Autor
Autor
a
a