Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Strawberry Field
Ir

Strawberry Field

redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
17 08 18

Read time: 3 mins

«Strawberry Field». Eso dice el rótulo —al que le vendría bien una mano de pintura— en las imágenes que difundió Ultimate Classic Rock la semana pasada, cuando se anunciaron los planes de abrir al público en 2019 la propiedad regentada por el Ejército de Salvación en Liverpool.

El lugar y la canción de los Beatles guardan una profunda relación: la fundación que guarda el legado de los Beatles se empeña en repetir que John Lennon, cuando niño, solía saltar el muro para jugar en los jardines. Y seguramente alguno de los conciertos de la banda del Ejército de Salvación sirvió como inspiración para el Sgt. Pepper’s.

Strawberry Fields Forever debió formar parte del Sgt. Pepper’s, pero finalmente no fue incluido en él y le hace juego a otro lado A, Penny Lane, canción que inmortaliza los recuerdos de Paul McCartney sobre una calle con su rotonda, una barbería y una estación de bomberos en Liverpool.

Conocí la canción en mi adolescencia, al descubrir el Magical Mystery Tour entre los acetatos que guardaba un familiar cercano. «Nothing is real / and nothing to get hung about». Esas palabras simples y llenas de poder que han motivado varios análisis de semiótica me han servido de inspiración en un par de ocasiones en mi vida, más cercanas al inicio y al final de mi afortunadamente breve contacto con el Congreso ecuatoriano de los años 90, en el que aprendí que los diputados, en efecto, levantan la mano sin saber por qué votan y sin que les importe no saberlo.

La puerta roja de Strawberry Field es un sitio de peregrinación para muchos fanáticos de los Beatles, que llegan hasta el lugar, toman una foto y seguramente continúan su camino pensando en otros lugares, como una esquina inmortalizada en la portada de Abbey Road o esa terraza del concierto del 30 de enero de 1969 interrumpido por la policía por las quejas de los vecinos, seguramente heridos por escuchar Don’t Let Me Down y Get Back sobre sus cabezas.

[frasepzp1]

Con eso en mente, asistí al Día Internacional de los Beatles en Guatemala esperando un poco de lo de siempre de un concierto homenaje: mucho de esa época más cercana a la British invasion y a Hard Day’s Night y muy poco de ese período más cercano a Sgt. Pepper’s.

Afortunadamente, me equivoqué. Tuve la buena fortuna de escuchar el ensamble de The Rubber Souls y el quinteto Strauss interpretando A Day in the Life y Eleanor Rigby. Sin embargo, lo más importante fue escuchar a Hot Sugar Mama y a Florifundia, a quienes espero ver pronto con su propio material.

Termino estas líneas mientras escucho Revolution 9, que seguramente nunca entrará en un concierto homenaje y que en algún momento se convirtió en una de las pruebas irrefutables de los fanáticos religiosos que buscaban el satanismo en tocar acetatos al revés. El rock ha sobrevivido incluso a eso, mientras que ciertos campeones de la moral tienen que rendir cuentas y confesar los abusos que ocurrían sistemáticamente en sus seminarios.

La puerta roja de Strawberry Field es un sitio de peregrinación para muchos fanáticos de los Beatles.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a
Plaza en 1 minuto (más o menos)
Si nos conoces pensarás que la síntesis no es nuestro fuerte
pero nos esforzamos por mandarte un resumen semanal. Casi siempre.