Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Relatos de grandeza, miseria y desconfianza en medio de la tragedia
Ir

Relatos de grandeza, miseria y desconfianza en medio de la tragedia

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
Gladys Morales: "Nos vinimos para acá a ver si encuentran a nuestros seres queridos. Sea como sea, pero los queremos ver”.
Norberta Pérez Cruz: “Yo soy viuda, soy vieja, ahí les dan a todos. Yo necesito y no me dan. Siempre estoy aquí esperando”.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Read time: 17 mins

Una expedición de 16 horas para llevar alimentos desde Nebaj; las distintas versiones sobre los horarios de entrada y salida a los albergues de Alotenango; una finca de ganaderos que resguarda a 50 personas en Escuintla o personas sin recursos —tan pobres como los demás—que necesitan ayuda a pesar de que el volcán no se llevó por delante sus casas y recurren a los donativos para los damnificados. En la retaguardia de la tragedia surgen decenas de historias que muestran lo mejor o lo más trágico de la condición humana, de Guatemala y de su sociedad. Un común denominador: la pobreza y la desconfianza hacia el Estado.

A Juan Bernal se le distingue rápido en Alotenango en medio del caos que acompaña la emergencia. Está frente a un centro de acopio municipal ubicado junto a la plaza central; viste cotón, el traje tradicional de Nebaj y enarbola la vara de autoridad. En el interior de la sala donde se almacenan los víveres se escuchan aplausos. Se percibe la emoción. Contrasta con el ambiente sombrío del exterior. Por ahí regresan, desolados, los asistentes al entierro de Marizta Nij de Dávila, de 40 años, y ...

Autor
Edición
Autor
au
Edición
a