Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Pequeño inmigrante
Ir

Pequeño inmigrante

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
6 07 18

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Me llamo Élmer. Tengo 12 años. Desde que tenía 9 me voy a Honduras para trabajar en corte de café. Nos vamos todos los de la familia: mis tíos, sus esposas y hasta mi abuelita.

Todos nos vamos por temporadas de ocho a diez semanas. En la aldea solo se quedan las mamás con hijos chiquitos. Nos vamos porque en Purulhá, aunque hay muchas fincas de café, no pagan bien.

A las siete mi mamá nos prepara un tambo de café. Lo endulza bien para que nos dé fuerza. Ella se levanta a las cinco para juntar el fuego. Antes encendía una candela. Ahora ya enciende el foco porque, con el dinero que nos ganamos, mi hermano y yo pagamos el alambre y mi papá puso luz en la cocina...

A los niños casi ni les pagan, hay mucho zancudo y duermen en el suelo. En cambio, cuando nos vamos para Honduras, allá nos tratan bien.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a