Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Para quitarme esta pena
Ir

Para quitarme esta pena

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
28 06 18

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Seguramente habrás visto las muñequitas quitapenas que te venden en los mercados: esas a las cuales, según la cultura popular, agarras en la noche antes de dormirte, les cuentas la pena que te aflige y luego metes debajo de tu almohada para que la noche haga la magia. El hechizo se consuma y, a la mañana siguiente, lo que fue nudo se desenreda con gracia.

El método, aunque parezca simple, tiene mucho sentido, ya que verbalizar el problema te ayuda a encontrarle una salida. Por eso este espacio de opinión lleva el nombre de Quitapenas. Desde acá he encontrado una plaza donde puedo gritar mis abismos y donde también me río del mundo y de mí misma. Ya lo decía la novelista española Ana María Matute: «Escribir es siempre protestar, aunque sea de uno mismo».

Hoy quiero compartirles una pena que me ahoga el alma. Tengo 52 años, soy e...

La brecha [de género] en lo económico no se cerrará sino hasta dentro de 217 años. Ni siquiera mis tataranietas lo verán.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a