Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
«¡Los dolores que quedan son las libertades que faltan!»
Ir

«¡Los dolores que quedan son las libertades que faltan!»

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
11 08 18

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

La consigna que encabeza el artículo es parte del Manifiesto de Córdoba, Argentina, del 21 de junio de 1918, cuando los estudiantes universitarios arremetieron de manera crítica contra la estructura y dinámica de las universidades por su condición clasista, machista, tiránica, religiosa y excluyente, así como por sus prácticas clientelares y corruptas para la elección de sus autoridades y por el sesgo de su conocimiento, cuya enseñanza era un legado aristocrático de la Colonia.

En síntesis, las aspiraciones de la reforma universitaria de Córdoba, cuando los estudiantes declararon la huelga y ocuparon la sede de la universidad, son un gobierno tripartito (con la participación de profesores, estudiantes y graduados), autonomía, asistencia libre, libertad de cátedra, régimen de concursos, periodicidad de la cátedra, bienestar estudiantil, extensión universitaria, libertad de juramento y otras que marcan un hito en América Latina. Y, en una cadena de sucesos, el proceso...

En el caso de Guatemala, con su diversidad de pueblos, debe haber un manifiesto complementario para desarrollar los principios de la reforma de Córdoba.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a