Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Lecciones de una desgracia
Ir

Lecciones de una desgracia

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
13 06 18

Tiempo aproximado de lectura: 2 mins

La más reciente de nuestras tragedias ha desencadenado mucha frustración y mucho descontento entre la población. No por el fenómeno natural en sí, sino por la mediocre capacidad estatal primero de prevenir y después de atender con prontitud y orden a los damnificados.

Expresiones de la sociedad civil, algunas muy espontáneas y otras más organizadas, no se han hecho esperar tanto en Guatemala como fuera de nuestras fronteras. Y todo apunta en la misma dirección: la gente nunca se queda de brazos, y menos aún ante la certeza de que no se tiene un gobierno confiable.

Los guatemaltecos, una vez más, demuestran su enorme resiliencia, pero también vuelven a demostrar su hartazgo con la dirigencia política. En otras palabras, los mensajes no han variado de...

Vivimos en un país que ya aprendió a prescindir de sus autoridades, síntoma muy delicado para nuestra democracia y nuestro desarrollo futuro.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a