Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Las miserias que las palabras no esconden
Ir

Las miserias que las palabras no esconden

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
30 05 13

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Hay acontecimientos que abren heridas y hacen emerger a la superficie los productos más degradantes de la condición humana. Eso pasa a veces con el cuerpo y con frecuencia tal condición sólo se supera con la muerte del enfermo.

Pero hay otros males vergonzosos y terribles; aquellos  que provienen de enfermedades  del espíritu, de racionalidades embrutecidas por bajas pasiones. Éstos son males que enferman a quienes los padecen y contaminan a personas inmaduras que aprenden a construir formas de ver al “otro” como un extraño a quien nada los vincula, salvo como objeto de “extracción” para sus fines narcisistas. Construyen, entonces, una ideología alienada de los valores fundamentales que el pensamiento étic...

Opinan reflejando con impudicia formas de menosprecio del otro, seguramente jugando un papel central su condición de clase y el inveterado racismo, esa realidad simbólica que se materializa cotidianamente en este país
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a