Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
La soberanía se delega, no se regala
Ir

La soberanía se delega, no se regala

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
26 09 18

Read time: 3 mins

Aclaremos: «Morales» no se es simplemente el fantoche que hoy encabeza el Gobierno. Morales es apenas sinécdoque de la componenda entre los militares, abogados y financistas que aún controlan el poder del Estado guatemalteco y se resisten a soltarlo.

Como pelele de ventrílocuo, Morales, con sus gestos, mal representa a un presidente. Pero con sus acuerdos encarna una caterva leguleya y maliciosa. Y con sus denuncias no muestra sino oculta la verdadera intención de la multitud que lo mueve: evadir tanto como pueda la persecución de una justicia que se reforma con lentitud, pero de manera inexorable.

Por lo mismo y como reflejo, «Iván Velásquez» también es una sinécdoque. El nombre no es el hombre: apenas representa el todo de la jus...

No seamos ingenuos. Lo que está en juego aquí nunca fue el puesto de un funcionario internacional.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a