Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
La montaña
Ir

La montaña

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
13 12 18

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

«Bajen las ventanas y respiren. En la ciudad no se respira este aire tan puro». Lo dice más como sugerencia que como una orden.

Así lo hago. Asomo un poco la cara y absorbo el aire helado. Inhalo profundo, como si estuviera saliendo del agua tras estar sumergida demasiados segundos. Pienso en los momentos en que estoy despierta, acostada boca arriba, sin atreverme a poner un pie en el suelo. Sé que, en el momento en que uno de mis dedos toque el piso, toda esa sensación de falso bienestar que me brindan las sábanas va a difuminarse y estaré despierta por completo. Algo así he sentido. Hay demasiada realidad al salir d...

Deduzco que soy una coraza, una armadura suave con puro aire adentro, y comprendo que a mí también, de alguna manera, ya me cayó la montaña encima.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a