Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
La máquina que tragaba hombres
Ir

La máquina que tragaba hombres

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
La recuperación después del terremoto de 1976 unió a las personas y fomentó que un tiempo después surgieran voces de inconformidad por el precio que les pagaban por sus productos: maíz, frijol, haba, trigo. Empezaron a pedir precios más acordes al mercado. Entonces los acusaron de subversivos.
Repiten constantemente: “pesadilla”, “infierno”, “pesadilla”. No son palabras antojadizas.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Tiempo aproximado de lectura: 12 mins

Más de doscientas personas fueron secuestradas y desaparecidas por su supuesta relación con la guerrilla, más de cien mujeres violadas por soldados en este pueblo kaqchiquel situado a 80 kilómetros al occidente de Ciudad de Guatemala. Aún no sanan sus heridas. Aunque dieron un paso al encontrar restos de quienes podrían ser sus familiares en el lugar en que antes se instaló la máquina que tragaba hombres: el destacamento militar.

“¡Adiós, Caaarmen! ¡adiós para sieeempre!”, gritó Felipe mientras soldados lo halaban de los brazos y arrastraban por la calle polvorienta como se arrastra a un animal muerto que ya no pone resistencia. Minutos antes de que los militares derribaran su puerta a patadas, le había dicho a su esposa Carmen que esperaba que su muerte fuera tranquila, que lo tomara en su cama, sin sobresaltos y sin dolor, en familia. Pero ahora, sometido por las fuerzas del Estado, Felipe sospechaba que no era ése ...

Autor
Autor
a
a