Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
La dignidad y la maldad, dos rostros de la tragedia
Ir

La dignidad y la maldad, dos rostros de la tragedia

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
27 07 18

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Con medio siglo de diferencia, dos hechos ponen de relieve la inagotable fuente de dignidad humana de los pueblos. Sin embargo, también muestran plenamente el rostro de la estulticia y de la barbarie.

A principios de la década de los 60 del siglo pasado, una comunidad de pueblos originarios de las Verapaces fue desalojada de sus tierras, esas que trabajaron y en las que vivieron por siglos. La razón: utilizar los terrenos de esas comunidades para construir las instalaciones de una dependencia castrense, una zona militar. Como resultado de este hecho, producido ilegalmente y con absoluto abuso de poder y de la ley, las familias que habitaban en la finca Chicoyóu vivieron un desplazamiento f...

Las tierras [de Chicoyóu], inicialmente cultivadas para la vida y luego despojadas por el emisario de la muerte, fueron convertidas en una fosa gigantesca, la más grande de América Latina en los tiempos actuales.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a