Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
La CC en la encrucijada
Ir

La CC en la encrucijada

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
9 10 18

La Corte de Constitucionalidad (CC) vuelve a erigirse hoy en bastión de la decencia y la legalidad en Guatemala, tanto así que le están lloviendo ataques y presiones.

Los magistrados titulares de la CC Gloria Porras, Bonerge Mejía y Francisco de Mata Vela se han constituido en actores a favor de la dignidad y la legalidad. Por un lado, lo han demostrado con su actuación valiente en las sentencias y resoluciones recientes, pero, por otro, también por los ataques del presidente Jimmy Morales seguido de todo el pacto de corruptos, con distinción especial del diputado Fernando Linares Beltranena, quien los ha llamado la «trinca infernal» y presentó una propuesta para manosear la Ley en Materia de Antejuicio.

La Fundación contra el Terrorismo de Ricardo Méndez Ruiz no se queda atrás, pese a que muchos de sus ataques legales han fracasado. La lista de ataques en contra de estos magistrados incluye a Marcelo Sarti, abogado que defendió al hijo y al hermano de Jimmy Morales, y a un grupito de columnistas y a los net centers que defienden a Jimmy Morales y sirven al pacto de corruptos.

En contraste, los otros dos magistrados titulares, Dina Ochoa, actual presidenta de la CC, y Neftalí Aldana, se perfilan como afines a Jimmy Morales y en varias ocasiones han votado en la dirección opuesta a Porras, Mejía y De Mata. A Ochoa se la señala de no convocar al pleno de la CC con la intención de retardar maliciosamente la decisión sobre las ampliaciones y aclaraciones del amparo provisional que permite el reingreso a Guatemala del comisionado Velásquez.

[frasepzp1]

Y es que el pacto de corruptos y Jimmy Morales tienen aliados en contra de los magistrados Porras, Mejía y De Mata. La minera San Rafael fue derrotada en su afán de menosprecio de las consultas populares precisamente por una sentencia de la CC en la que Ochoa estuvo ausente. Esto, pese a enormes presiones por parte de la mina y de una parte del sector de empresarios, que resienten haber perdido el control sobre la CC. La sentencia de la CC en el caso de la mina San Rafael tiene molestos en extremo a esos empresarios, por lo que algunos de ellos han desarrollado el irracional deseo de vengarse y por ello han decidido aliarse al pacto de corruptos y apoyar al presidente Jimmy Morales. Así de barata ha vendido su conciencia ese grupo de empresarios, con lo cual demuestra la falsedad de toda su parafernalia nacionalista y de amor por Guatemala.

Pero, afortunadamente, Guatemala aún tiene reservas morales y decentes. Hasta ahora, tres de los cinco magistrados suplentes de la CC siguen honrando su juramento de lealtad a la Constitución y se mantienen firmes en sus decisiones. No todos los empresarios quieren atacar a la CC para vengar a la minera San Rafael. Y estoy convencido de que, de hecho, son la gran mayoría de los empresarios, los de verdad, quienes rechazan el pacto de corruptos y apoyan a la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) y a su comisionado, Iván Velásquez. La gran mayoría de los cristianos, de cualquier denominación, saben que Dios no puso a Jimmy Morales en la presidencia, no se dejan manipular por su discurso plagado de mentiras, que abusa de temas como la familia y la vida, y tampoco creen en la hipocresía de cuando habla de Dios y reparte bendiciones.

Hoy la CC está en la encrucijada y bajo ataque. Manifestemos nuestro apoyo a los magistrados que quieren escribir sus nombres en la historia con honor e integridad, sin ceder a presiones, y emitir sentencias justas y apegadas a derecho.

Hoy la CC está en la encrucijada y bajo ataque. Manifestemos nuestro apoyo a los magistrados que quieren escribir sus nombres en la historia con honor e integridad.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a