Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
La abuela vandálica contra los hombres invisibles
Ir

La abuela vandálica contra los hombres invisibles

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
11 10 18

Tiempo aproximado de lectura: 4 mins

¿Por qué un gobierno que dispone de más de 20,000 guardianes del (des)orden —entre policías y militares— y varios miles de paramilitares necesita detener con desmesurado uso de la fuerza, como si se tratara de Osama bin Laden resucitado, a una señora de 78 años que no hacía más que dar agua a los participantes en las manifestaciones de protesta?

Doña Coquito iba a las marchas para regalar las bolsas de agua de cuya venta suele obtener sus ingresos. Por eso la detuvo el pasado fin de semana un pelotón de la policía, no menos de cinco, quizá hasta diez efectivos rabiosos y descoordinados. Sin embargo, ella no ha proclamado nada. No pide nada. No levanta una mano en señal de protesta. Jamás ha proferido en público una palabra contra el régimen. Simplemente reparte agua entre los sedientos manifestantes. Incluso cuando la entrevistaron s...

Los que se muestran y los que se cubren. Unos actúan movidos por compasión. Otros cometen crímenes que no quieren confesarse ni a sí mismos.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a