Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Hecha la ley, hecha la trampa
Ir

Hecha la ley, hecha la trampa

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
4 07 18

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Al mejor estilo vaquero visitó Mike Pence a sus peones en Centroamérica. Sin sonreír advirtió: «Jimmy, Juanito, Chava, avisen a sus chicos que, si entran en mi hacienda, les pesará».

Pence está en su derecho, dicen algunos. A nadie le gustaría que se le metiera gente sin permiso en casa, le causara gasto y, estando allí, exigiera lo mismo que les da a sus hijos. No tendría nada de malo si habláramos de casas, gastos o hijos. Pero no hablamos de casas, sino de tierra. No hablamos de gasto, sino de economía. Y no hablamos de hijos, sino de humanidad. Y la ilegalidad es una quimera inventada.

Porque reclamar la tierra como propia solo funciona cuando ha pasado suficie...

La visita del vicepresidente de los Estados Unidos blandiendo su «big stick» y exigiendo que respetemos sus tierras es apenas la soberanía del «bully», la eficacia apabullante del «might is right».
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a