Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Hada Alvarado: "La Usac está siendo devorada por intereses oscuros"
Ir
Hada Alvarado, candidata a rectora de la Usac

Hada Alvarado: "La Usac está siendo devorada por intereses oscuros"

No tenemos relación ni apoyo de ningún tipo de ninguna entidad, grupo o partido extraño a la universidad.
Hay que democratizar el gobierno universitario, buscar la fórmula más adecuada para que todas las escuelas y centros regionales tengan representación.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Licenciada en Química Farmacéutica de la Universidad San Carlos, máster en Administración Educativa de la University of New México (Estados Unidos), y candidata al doctorado en Innovación Educativa, por la Universidad de Almería, España. Fue decana de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia durante dos períodos, y tres veces integrante del Consejo Superior Universitario.

Hada Mariela Alvarado Beteta es candidata a la Rectoría de la Usac por segunda ocasión. Hace cuatro años se quedó a pocos cuerpos electorales. La derrotó Carlos Alvarado Cerezo. Apoyada por el Movimiento Universitario Generación U, una plataforma integrada por estudiantes y profesores con poca experiencia en las lides de la política universitaria; cree que logrará el respaldo de los sancarlistas, porque son “una expresión genuina de la necesidad de poner un ‘hasta aquí’ al continuismo”. Con “continuismo” se refiere a sus competidores (Sierra Romero y Paiz Recinos), a quienes señala de estar vinculados con “grupos externos” que hacen millonarios aportes a sus campañas electorales “para después cobrar esos favores”.

¿Por qué quiere ser rector de la Usac?

La Usac es una institución importantísima para el desarrollo del país, y para la lucha que se está llevando a cabo actualmente en contra de la corrupción y la impunidad, y creo que ninguno de esos dos elementos está siendo bien trabajados. Se ha abandonado mucho la academia en el sentido de preparar profesionalmente a nuestros egresados para que puedan incidir favorablemente en el desarrollo del país. Además, nuestra institución no está dando muestras de transparencia, de honestidad. No se están manejando con honestidad los recursos públicos que nos otorga el Estado. Hemos visto en la universidad el mismo problema que hemos visto en el Gobierno: grupos de interés se han colocado cerca de los cargos más altos y eso ha hecho que la universidad esté siendo devorada y absorbida por intereses oscuros.

Desde hace muchos años la universidad ha estado en las mismas manos, solo se cambian de puestos. A eso se debe su deterioro. Somos una opción genuinamente universitaria, convencida de que debemos recuperar el papel protagónico de la Usac en todos sus niveles, principalmente el académico, y ayudar desde nuestro espacio a la lucha en contra de la corrupción y la impunidad.

¿Quiénes apoyan su candidatura dentro de la Usac?

Muchos profesores, egresados y estudiantes preocupados por la situación de deterioro dentro de la Usac; deterioro académico y deterioro de principios y valores. Es gente académica, honesta, que quiere que rescatemos la universidad.

¿Algún grupo, sector o partido político externo a la Usac?

El movimiento que nos respalda se llama "Movimiento Universitario Generación U", que nació como producto de la unión de profesores, egresados y estudiantes hace cuatro años. No tenemos relación ni apoyo de ningún tipo de ninguna entidad, grupo o partido extraño a la universidad. Somos un movimiento netamente universitario, que creemos que la universidad la debemos rescatar los universitarios.

[frasepzp1]

¿Cuánto ha invertido en su campaña electoral y quiénes le han financiado?

Nuestros cálculos iniciales eran de que íbamos a gastar Q120 mil, pero poco a poco los gastos se fueron incrementando. Creo que en total llegaremos a unos Q200 mil. Esos recursos los estamos obteniendo de contribuciones voluntarias de los miembros del grupo. Desde el inicio de nuestra campaña hemos rendido cuentas en nuestra página de Facebook, donde informamos sobre el nombre de las personas y los montos que aportan. Ahí están los profesionales, los profesores e incluso los estudiantes que han querido y podido ayudar. Nuestra campaña es absolutamente transparente y no tiene ningún tipo de compromisos con intereses externos. Sabemos que hay capitales millonarios que han estado financiando desde hace más de 15 años las campañas electorales de rectores y de algunos decanos, y ahí vemos cómo cobran esos favores. Esa es una manera de cooptar a la universidad para que sirvan a intereses políticos.

¿Considera ético que los candidatos a rector gasten tanto dinero en sus campañas en una institución académica como la Usac?

Totalmente antiético. Nosotros rechazamos esas campañas millonarias. La Usac es una entidad académica que goza de autonomía y por eso sus autoridades son electas por la misma comunidad. Claro que hay que hacer un trabajo de difusión de los planes de trabajo y propuestas, y para ello hay que utilizar todos los medios posibles. Pero no se justifican las cantidades millonarias que gastan algunos grupos, como tampoco se justifican los regalos y dádivas, las fiestas, las comilonas, los licores. No es lo mismo ofrecer una champurrada y un café, que botellas de güisqui y cenas o desayunos en lugares caros. El financiamiento de las campañas debe venir de los universitarios, nunca de grupos o intereses externos.

[relacionadapzp1]

Una de sus promesas de campaña es la Reforma Universitaria. ¿De qué tipo?

Debe ser participativa e integral. Todos los sectores universitarios deben involucrarse y participar. La Usac necesita atender las necesidades de la sociedad. Debemos redefinir y replantear sus marcos filosófico, administrativo, financiero, legal y principalmente académico. Debemos identificar el rumbo adecuado cara a la realidad del país y de la región, y diseñar las estrategias más adecuadas para aportar desde la academia, desde la ciencia y desde la técnica soluciones concretas a los principales problemas del país. 

[frasepzp2]

¿Cree que esas medidas serán suficientes para que la Usac recupere el papel rector de centros de educación superior que le confiere la Constitución?

La reforma universitaria es un proceso impostergable. Desde 1989 venimos impulsándola, pero los diferentes rectores nunca han estado interesados. Implica cambios en las estructuras de poder, reorientar los horizontes de la universidad, otorgarle a las escuelas no facultativas y a los centros regionales la oportunidad, por derecho, de participar en los espacios de decisión. Democratizar ese poder. Hay que democratizar el gobierno universitario, buscar la fórmula más adecuada para que todas las escuelas y centros regionales tengan representación en el Consejo Superior Universitario. El camino es la reforma integral de la universidad, desde adentro hasta llegar a la Ley Orgánica de la Usac. La reforma no será un proceso que se dé de la noche a la mañana, pero lo más importante es el compromiso y la voluntad política para iniciarlo.

¿Apoyaría desde la rectoría una profunda investigación del Ministerio Público y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) para combatir las mafias que se han incrustado en la Usac?

Sí. Por supuesto. Yo estoy convencida que tenemos que dar el ejemplo.

¿Ha sido contratista del Estado?

No, nunca.

La Usac tiene un amplio poder político en instituciones estratégicas del Estado: la Corte de Constitucionalidad, el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, la Junta Monetaria, las Comisiones de Postulación, entre otras. ¿Cómo administrará ese poder para evitar que grupos con intereses ajenos a la academia ocupen esos espacios?

Esas posiciones se deben elegir mediante un proceso interno público, en el que todos los sectores universitarios tengan la oportunidad de proponer profesionales con conocimientos, preparación y experiencias, honorabilidad y honradez, para ocupar esas posiciones tan importantes. Una vez electos los representantes, estos deben informar de manera permanente a las autoridades y comunidad universitaria sobre sus iniciativas y posiciones, sus votos y razonamientos, en los espacios en los que nos representa, como parte de la auditoría social que deben regir esas representaciones. Todas las representaciones deben responder a los intereses y posiciones universitarios y no a intereses personales de los representantes o de otros grupos. Para ello se deben establecer mecanismos de coordinación institucional donde prevalezcan las opiniones académicas y científicas. 

Texto
Edición
Texto
Edición