Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
El Salvador
Ir

El Salvador

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
20 09 18

Tiempo aproximado de lectura: 2 mins

Me llevo tu historia, Imelda.

La llevo trabada entre el pecho y la garganta. Me está haciendo un hoyo que ya solo queda decidir si lleno de luz u oscuridad. La llevo lejos de tu casa, que por años ha sido una prisión, desde que vivías con tu padrastro —que comenzó a abusar de ti a los 12 años— hasta ahora, cuando te han trasladado a otra, a una de verdad, con barrotes de metal, donde al menos estás alejada de ese monstruo que, imagino, te seguirá atormentando cuando tus párpados se cierran y la realidad se ensombrece aún ...

La prueba de ADN confirmó tu historia, la que ni la fiscal ni la Policía ni la sociedad te querían creer. El padre de la niña es tu padrastro de 70 años.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a