Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
«El mal no es la última palabra»
Ir

«El mal no es la última palabra»

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
4 06 18

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

No hay palabras para describir la desesperanza que se vislumbraba en la mirada de los padres de Claudia Gómez, la niña migrante matada en una frontera entre México y Estados Unidos, durante la llegada del féretro a Guatemala.

No hay palabras para describir a las huestes de Daniel Ortega disparando a matar en contra de un pueblo que exige sus derechos.

No hay palabras para describir los falaces discursos de los tiranos (de cualquier ideología) invocando la democracia para justificar sus felonías.

No hay palabras para describir los últimos acontecimientos sociopolíticos en Guatemala y Nicaragua. Parecieran como salidos de un libro de Edgar Allan Poe, el autor a quien Jorge Luis Borges llamó un «invento...

La esencia de lo humano siempre está presente en el pueblo de a pie, en el pueblo que se gana el pan diario honradamente y que, aun con dificultad, sí paga sus impuestos.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a