Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Donde se acaba el asfalto, germinan estrellas
Ir

Donde se acaba el asfalto, germinan estrellas

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
22 11 18

Tiempo aproximado de lectura: 8 mins

Hace menos de una semana, los diputados de la Comisión de Finanzas Públicas y Moneda propusieron disminuir en 11.2 millones de quetzales la asignación presupuestaria anual que por ley le corresponde a la Fundación Fe y Alegría.

Esto dejaría en 2019 a más de 170 maestros de Fe y Alegría sin trabajo y excluiría a alrededor de 2,800 alumnos que asisten gratuitamente a las escuelas de la fundación. Dichas escuelas jesuitas, financiadas por el Estado, dan educación gratuita y de calidad a más de 15,000 niños, niñas y jóvenes que viven en rincones olvidados por el Estado.

Hacia finales de 2016 salí de la capital con dos periodistas con rumbo a El Naranjo, Petén, una comunidad ubicada a menos de media hora de El Cei...

Yo veía de reojo a la directora, que observaba el crucifijo con sus grandes ojos amarillos. No pude dejar de imaginar que rezaba en silencio y de desear que se cumpliera todo lo que pedía.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a
Las escuelas de Fe y Alegría son estrellas que iluminan esta larga noche que llamamos Guatemala. Ninguna merece apagarse.