Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Don Óscar, el viejo tocón
Ir

Don Óscar, el viejo tocón

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
14 02 19

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

«Arrecho». Así le llamábamos todos los vecinos del pueblo al viejo cachondo que solía arruinarnos el viaje en el bus.

Resulta que el viejo este se subía al autobús y se quedaba de pie mientras frotaba su mercancía contra el hombro de cualquier señorita que fuera sentada. Otras veces se arrimaba a una muchacha que estaba de pie para manosearla por detrás con descaro. Las mujeres, en especial las más jóvenes, teníamos que pagar el precio de ir en un bus repleto y de tener la mala suerte de que Arrecho se quedara a nuestro lado.

Eran los años 80, y en ese entonces Arrecho era visto como un viejo tocón qu...

Hacer que los hombres poderosos rindan cuentas es particularmente difícil debido al machismo, la corrupción y los altos niveles de impunidad.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a