Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
De cierta manera, los entiendo
Ir

De cierta manera, los entiendo

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
3 12 18

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Pero no acepto su postura porque a estas alturas de su vida ya tendrían que haberse dado cuenta de que los engañaron. No son ni serán jamás los dueños del país.

Me refiero a esas élites, llámeseles oligarquía, de supremacía racial, intelectual o económica (o que intentan serlo) cuyos actores principales nacieron y crecieron creyendo que estaban en una finca donde podían hacer y deshacer a su antojo.

La pregunta es: ¿dónde se encuentran las raíces de semejante creencia?

Expongo a continuación una de tantas, vivida en carne propia.

Cursé mi escuela primaria en una institución donde el 90 % de los alumnos era q’eqchi’ y el ...

Sus padres habían inculcado en él una falsa imagen de superioridad. «Ellos son los indios. Usted es el ladino» (así le dijeron y durante mucho tiempo él lo creyó).
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a