Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Ir
Fotos
El mural frente a la entrada de la casa hogar. Las letras componen la oración declamada por las huéspedes todas las mañanas. Una de las adolescentes, de 16 años, juega con un globo mientras responde con timidez las preguntas. Hace tres años, un vecino de 26 años la violó y la embarazó. Perdió a su hijo tres días después de que naciera, por un fallo multiorgánico. Después, comenzó a juntarse con personas que consumían drogas. Hoy espera su salida del hogar, pronto.Una niña de 13 años escucha las preguntas acostada en su cama. En pocos días nacerá su hija.Una joven de 15 años muestra su brazo cortado y el tatuaje con el nombre de una familiar. Llegó a la casa de protección después de haber pasado cuatro meses en el Hogar Virgen de la Asunción.La carta escrita por una joven a su mamá, en una sesión de terapia psicológica.Taller de higiene íntima impartido por una trabajadora social de la casa hogar a niñas y adolescentes.Como parte de las tareas cotidianas de la casa, una joven corta güisquil para el almuerzo. La madre de uno de los niños del hogar, una adolescente de 16 años, viste a su hijo en un momento de la mañana. Los dos llevan seis meses en la casa. La joven fue violada con 13 años.  Una niña de seis años practica caligrafía en el pizarrón de la escuela del hogar, mientras sus compañeras estudian. La sesión de autoevaluación cierra la tarde de cada día. En el medio del cuarto, una joven encara a una compañera, enumerando las faltas que cometió durante el día. Durante una noche cultural, una adolescente pinta los labios de otra compañera.Una niña de ocho años apaga la vela durante el ritual de su despedida, en su última noche en la casa hogar. El día siguiente, el juez a cargo del caso debería autorizar su liberación. De esa forma, se apaga la luz que acompañó el proceso de recuperación de la menor. Al despedirse de sus compañeras, la niña comentó que en los tres meses de permanencia aprendió a bañarse.

Crecer y sobrevivir en una casa que no es hogar

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar

Son niñas, adolescentes, casi mujeres, que sufrieron agresiones, abusos y violaciones sexuales, o que cayeron en problemas por las drogas. Por orden de un juez fueron institucionalizadas, internadas en una casa hogar de protección para detener sus sufrimientos. Todas tienen nombre y una historia que contar, triste en la mayoría de los casos, aunque para la sociedad sean personas incómodas, sin nombre. Esta es la vida que viven entre las cuatro paredes del hogar privado Refugio de la Niñez. Es...

Autor
Con colaboración de
Edición
Autor
a
Con colaboración de
u
Edición
a