Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Con dos de azúcar y una de sal
Ir

Con dos de azúcar y una de sal

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
17 11 18

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

¿Se le ocurriría ordenar un cafecito con dos cucharadas de azúcar, beberse media tasa y agregarle una de sal? Es inconcebible, pero sospecho que algunos extranjeros podrían describir así a los chapines.

Quienes llegan a Guatemala por poco tiempo o se mudaron recién nos describirán normalmente como personas muy amables, serviciales y consideradas. Se van impresionados por esas cualidades.

Casi siempre iniciamos los intercambios verbales con innecesarias excusas. «Disculpe. ¿En qué le puedo servir?». «Disculpe. ¿Me regala permisito?». La amabilidad es el pan de cada día. «Buenos días. ¿Cómo amaneció? ¿Le gustaría una su tacita de café?». Asombra a personas de otras culturas que damos gr...

¿Cómo consiguen ser comedidos y apáticos al mismo tiempo? ¿Cómo pueden agarrarse a balazos en la disputa por un estacionamiento?
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a